Hace unos días se cumplió el 80 aniversario del trágico y horrendo bombardeo de Guernica de la Guerra Civil. Un bombardeo cuyo sufrimiento se ve reflejado en el famoso cuadro de Guernica, pintado por Picasso, que protagoniza la exposición ‘Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica’ y que se ha convertido en todo un reclamo turístico.

Tal es la importancia y acogida que ha tenido la exposición en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía que ha sumado más 116.000 visitantes en sus primeros 15 días desde que se inaugurara el 5 de abril.

La escena de sufrimiento y desorientación que nos mostró Picasso a través de esta obra ha perdurado durante ocho décadas. La muestra propone un acercamiento al pintor antes y después de su obra maestra sobre la Guerra Civil en la que se aprecia a un artista aterrado por los conflictos bélicos y atento al sufrimiento, especialmente el de las mujeres.

La exposición cuenta con un total de 180 obras divididas en diez salas, que recorren desde los años 20 hasta mediados de los años 40. En ella han participado más de 30 instituciones de todo el mundo cediendo obras y material, como el Musée Picasso y el Centre Georges Pompidou, de París; la Tate Modern, de Londres; o el MoMA y el Metropolitan Museum, de Nueva York.

Además, también se presenta una selección de los resultados del proyecto de investigación Fondo Documental Guernica, referido al período 1937-1949. El propósito de este proyecto, iniciado en otoño de 2015, es reunir y estudiar la mayor documentación y referencias posibles en relación con la obra más emblemática de la colección.

De hecho, esta exposición se ha convertido en todo un reclamo turístico para los visitantes de la capital española. Las colas para entrar a la misma se suceden en las inmediaciones del museo. Y desde luego, para los madrileños también es un buen plan para disfrutar de una de las grandes joyas artísticas ‘made in Spain’.