En la tarde del jueves, 27 de abril, los molinos de viento de Alcázar de San Juan se pusieron de largo y estrenaron la nueva iluminación artística en la que la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha ha invertido una partida de 150.000 euros, con el fin de mejorar y aportar un valor añadido a los monumentos manchegos por excelencia. Los molinos alcazareños han sido de los primeros en ser iluminados, pero la intención del Gobierno regional –como aseguró Page en el acto celebrado en Alcázar- es iluminar todos los molinos de la región, “ya que forman parte de nuestra identidad y son un emblema más de Castilla La Mancha”.

Los molinos de viento de Alcázar de San Juan ya disponen de la nueva iluminación artística –desarrollada por Philips Ibérica- que destacará estos monumentos manchegos durante la noche y podrá programarse para cambiar su color para utilizarlos como elementos reivindicativos o conmemorativos. La silueta de los molinos será visible desde largas distancias. Para conseguirlo, se han instalado 36 proyectores led rojos, verdes, azules y blancos que pueden conformar una paleta cromática completa; como explicó el director comercial de Philips, Pablo Barallat. Estos proyectores se han situado en carcasas realizadas en piedra característica de la zona para minimizar el impacto estético e integrarse con el paisaje.

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, se acercó hasta el cerro de San Antón para proceder al encendido de esta nueva iluminación, en la que la Junta ha invertido un total de 150.000 euros; en este caso para la mejora de estos monumentos –emblema de Castilla La Mancha-  que les aportan un valor añadido y se convierten en un reclamo turístico, ahora también durante la noche, para los visitantes que opten por la ruta ‘País del Quijote’, en la que se encuentra integrada la ciudad de Alcázar de San Juan.

García-Page adelantó que se dotará con este tipo de iluminación artística de bajo consumo a todos los molinos de viento de la región, con el fin de poner en valor una de las señas de identidad culturales de Castilla La Mancha a los que, durante mucho tiempo, no se les concedió el valor que tienen. “Es una inversión muy pequeña en comparación con los beneficios que puede reportar para el turismo, el empleo y la hostelería”, aseguró el presidente regional.

Por su parte, la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, recordó que estos molinos –junto con la azulejería de la Fonda de la Estación y el museo ‘Casa del Hidalgo’- fueron declarados recientemente bienes patrimoniales de interés cultural (BIC). Agradeció al Gobierno regional el que haya vuelto a apoyar a la localidad “embelleciendo nuestros molinos de viento y este entorno que es uno de los más bellos y concurridos de Alcázar, especialmente durante el verano”.

Los cuatro molinos del cerro de San Antón datan del siglo XVIII y son los supervivientes del total de 14 molinos que llegó a tener Alcázar en diferentes localizaciones, algunos de ellos estuvieron activos hasta bien entrado el siglo XX. En la actualidad, uno de estos monumentos está dotado de maquinaria para realizar moliendas de harina tradicionales. Gracias a la nueva iluminación se destacarán estos monumentos que, a partir de ahora, se convertirán en la estampa nocturna de la ciudad.