Alitalia aprobó en marzo un nuevo plan de negocio 2017-2021 que incluye medidas para reducir en 1.000 millones de euros para salvar a la compañía. Todo parecía muy bonito y viable a través de los recortes, sin embargo, no contaban con que los trabajadores rechazarían el plan. Así que ahora toca buscar un ‘plan B’.

Con el 67% de los votos, los trabajadores de Alitalia han mostrado su rechazo a una propuesta que plantea recortar 1.700 empleos en el personal de tierra y reducir en un 8% los salarios de tripulantes. Y aunque en un principio el plan de rescate que incluía el despido de 1.600 trabajadores (de los cerca de 12.000 que tiene) parecía tener el apoyo del sindicado, los trabajadores se han revelado.

Como nadie se esperaba esto, en una reunión in extremis el consejo de administración de Alitalia se reunirá y evaluará los resultados de esta consulta. Pues a partir de ahora se abre un nuevo escenario que contempla un nuevo rescate o la venta de la aerolínea a otra empresa que pueda garantizar su viabilidad.

En el primero de los casos, el Estado italiano podría reconsiderar la idea de inyectar dinero público. Hay que recordar que la aerolínea ya quebró y desapareció a finales de 2008. El Gobierno italiano se negó a seguir subvencionando los vuelos de una compañía totalmente deficitaria. Y otra vez vuelve a encontrarse en la misma situación que hace casi diez años.

La otra opción es que otra empresa se haga con parte de la compañía. En 2009, un consorcio formado por la aerolínea Air One y otros empresarios se hizo con los derechos de la marca. Más tarde, un 25% de la compañía pasó al poder del Grupo Air France-KLM. Y en 2013 la aerolínea Etihad compró el 49% de las acciones de Alitalia.

Etihad puso como condición indispensable para una inyección de 560 millones de euros una reducción de personal en Alitalia de entre 2.500 y 3.000 efectivos, aunque tras meses de negociaciones se acordó reducir la cifra hasta un total de 1.635 despidos. Con esta negativa, no habrá inyección de dinero.

Y la última opción que se baraja pasa por negociar de nuevo con los trabajadores y seguir evitando nuevas huelgas y, por tanto, mayores pérdidas económicas.

Plan de negocio de Alitalia

La idea de la compañía pasa por elevar sus ingresos a los 3.700 millones de euros en una primera fase, que requiere de la financiación de sus accionistas y del Gobierno.

La aerolínea, además de recortar en número de empleados, quiere vender cerca de 20 aviones y reequilibrar su flota de aviones para el año 2018. Además, se planea aumentar la utilización de las aeronaves con un enfoque particular en aviones de corto y medio radio, llegando incluso a plantearse la idea de ofrecer vuelos low cost.

No obstante, ante el rechazo del plan por parte de sus empleados, todo queda en el aire y a la espera de saber cuál es el plan B por el que se decantará.

Imagen | ‘Bulent KAVAKKORU