No se trata de un juego de palabras. El Samsung Galaxy S8 es el bote salvavidas donde la compañía coreana intenta refugiarse de un mal 2016, pero el coste de fabricación estaría entre los más caros del mercado, por lo que su rentabilidad -lógicamente- es mejorable. A esto se suma que los terminales de su gran competencia en estos momentos, Huawei, tienen unos costes más reducidos.

Nadie dijo que fuera a ser fácil para Samsung salir de una de las mayores crisis reputacionales que ha habido en el sector de la tecnología en la última década. Y tampoco barato. Así se ha conocido con unos datos hechos públicos por la consultora IHS Markit que muestran como el Galaxy S8 sería el móvil de gama alta con los mayores costes de producción.

En concreto, el móvil para que salga a la calle ha generado un gasto a la compañía de 307 dólares, según la consultora. El argumento que esgrimen desde la firma es que, en estos momentos, hay una auténtica batalla por liderar el segmento de gama alta, por lo que las características técnicas han llevado a tener mejores materiales y nuevas estructuras de hardware, aunque no siempre sean las más baratas.

Además, hay que tener en cuenta que este Samsung Galaxy S8 es uno de los primeros terminales que permite navegar con velocidad de 1 Gb/s, lo que hace que su estructura interna sea, si cabe, más sofisticada que modelos anteriores.

Por lo que respecta a la competencia, destaca de modo negativo para la compañía coreana el hecho de que Huawei consiga hacer su P9 por poco más de 200 dólares. Siendo uno de los dispositivos que mejor acogida tuvo el año pasado en el mercado.

Mientras, el otro gran rival, Apple, también tiene un coste de producción relativamente bajo, dado que gasta 224 dólares en realizar el iPhone 7, menos incluso que el iPhone 6s Plus.

Samsung ante un ¿buen año?

Que el Galaxy S8 tenga un alto coste de producción tiene fácil arreglo: vender muchas unidades. ¿Pero cómo está yendo el negocio?

Todavía no hay cifras oficiales (aunque en realidad suele haber pocas), por lo que las estimaciones son las que afloran en estos momentos. Así, según la agencia de noticias coreana Yonhap, el pasado lunes 17 de abril ya habría un total de un millón de dispositivos Galaxy S8 en circulación.

Según destaca la agencia, en declaraciones de un alto directivo de la compañía, el rendimiento de ventas estaría siendo mayor de lo esperado. No se sabe si por el miedo que había a cómo acogiese el mercado los móviles coreanos, o, precisamente, por volver a disponer de un tope de gama de la firma con las últimas innovaciones.

Imagen | ‘Kārlis Dambrāns