La generación millennial es la generación nativa digital. Esta condición siempre ha provocado que se le atribuya muchos tópicos, ya que algunos consideran que son una generación que solo ha vivido entre facilidades y no ha tenido que sufrir los problemas de la anterior. Entre los tópicos más comunes encontramos la despreocupación por el futuro o la importancia de todo lo material.

Por otro lado, los millennials también se han considerado, en ocasiones, la generación con más dificultades para acceder al mercado laboral y, a la vez, la que no tiene capacidad para ahorrar. No obstante, el Barómetro VidaCaixa, ‘Hábitos de ahorro en la generación millennial’, ha analizado los hábitos de los jóvenes de entre 25 y 35 años y ha desmentido todos estos tópicos.

Ahorro, pero en productos sencillos

El 78 % de los millennials que trabajan ahorran una media de 155 euros al mes, lo que representa un 17 % de su sueldo. A pesar de ser la generación que más facilidades tiene para encontrar infinidad de información en internet, el 42 % utiliza las recomendaciones de los familiares y de los trabajadores de una oficina (el canal preferido) para contratar productos de ahorro. Solo un 21 % usa lo que encuentra en una web y un 17 % se ayuda de un gestor.

De hecho, un estudio realizado por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, ‘Qué debería hacer tu banco para enamórate’, apunta que los millennials son los que mejor puntúan a la banca, por lo que no es de extrañar que deleguen la tarea del asesoramiento a los bancos.

En cuanto a los canales que utilizan para el ahorro, el que más utilizan con diferencia son las cuentas, ya sean corrientes o de ahorro (un 43 % en ambos casos). Un 24 % de los millennials guarda el dinero en efectivo y una minoría, en depósitos a plazo fijo o en un plan de pensiones.

Los bancos ya tienen la confianza de los millennials

Como demuestran ambos estudios, la gran mayoría de los millennials confía en los bancos. Estos, sin embargo, no se pueden relajar y deben centrar sus esfuerzos en adaptarse a los hábitos de la sociedad, que está en constante cambio.

Según el estudio del comparador, a la generación de los millennial no le gustan las comisiones que cobran los bancos, la falta de transparencia y la atención al cliente. Pero sí la operativa online y los productos que comercializan (cuentas, tarjetas, préstamos…). Sin embargo, las entidades no deberían relajarse y deberían esforzarse en invertir constantemente en renovarse y adaptarse a las nuevas tecnologías para no perder la confianza de la generación del futuro.

Imagen | ‘ITU Pictures