La investigación de la ‘Operación Lezo’ llega a las oficinas de OHL en Madrid y se suma a la montaña de malas noticias que acompañan a la constructora. La venta de autopistas internacionales o de parte de sus proyectos como el de Canalejas, además del ERE, engrosan la larga lista de dolores de cabeza para el empresario Villar Mir.

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil realizaron este jueves requerimientos de información en empresas vinculadas supuestamente con la ‘Operación Lezo’, entre ellas OHL, Indra y Saerco. De hecho, han detenido a Javier López Madrid, consejero de la constructora y yerno de su presidente, Juan Miguel Villar Mir, por el supuesto pago a Ignacio González de una comisión de 1,4 millones de euros que se llevó a cabo a través de un banco con sede en Suiza.

No es la primera vez que OHL se ve inmersa en una trama de esta calado. En febrero de 2016 negó haber efectuado pagos al Partido Popular dentro de la trama Púnica.

A los casos de corrupción en los que se ve salpicada la constructora se suma la deuda que pretende desquitarse a base de recortes y ventas. El pasado año OHL perdió 432 millones de euros tras sanear sus cuentas, y a cierre de 2016, OHL presentaba una deuda neta total de 2.911 millones de euros. Así que necesita seguir saneando y los primeros perjudicados son sus trabajadores.

Un futuro incierto para OHL

La compañía ha planteado un doble Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para ajustar su plantilla en España en 554 trabajadores de los negocios de construcción e industrial, el 29% de la plantilla de ambas divisiones.

A esto se suma la venta de activos de los que espera sacar 700 millones de euros. OHL está a la espera de que el Ministerio de Fomento de su autorización para que la constructora pueda cerrar la venta del 75% de la concesión del tramo 1 de la Autovía de Aragón (A2) a un fondo de infraestructuras. El precio acordado alcanza los 51 millones de euros.

La compañía también considera vender once concesiones de su actual cartera de 18, en su mayor parte autopistas repartidas por México y España que ya están construidas, con el fin de recortar deuda. Y en Perú más de lo mismo. La constructora espera llegar a un acuerdo para la venta de la autopista que tiene en explotación en Perú, la Red Víal 4.

A todo ello se suma la venta del 2,5 % de Abertis y el complejo turístico de Mayakoba. Y cerca de 50 millones de euros espera conseguir con la venta de la empresa ZPSV, una de las filiales que tiene en República Checa, que se dedica a fabricar traviesas para líneas de tren.

Por último, OHL y la inmobiliaria Espacio, ambas propiedad del grupo Villar Mir, han formalizado el traspaso del 50% del complejo Canalejas en Madrid. Por este traspaso, OHL ingresaría 78,75 millones de euros.

En definitiva, acabar con la deuda de la compañía no es la única de las preocupaciones de Villar Mir, sobre el que planea la sombra de la corrupción.