La decisión del pueblo inglés de invocar el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea para alejarse de la misma, provocó la caída de la libra y una situación de incertidumbre para todos los ciudadanos británicos que residían en España, y para todos los que tenían la intención de trasladarse.

Esto, sumado al aumento de los precios de las viviendas en nuestro país, ha originado el descenso de las compras de viviendas por parte de los ciudadanos ingleses. Aunque las visitas a los perfiles de las propiedades españolas siguen aumentando considerablemente (un 36%) en el portal web de venta de inmuebles Kyero.

Y así lo explicaba Alexander Vaughan, fundador de Lucas Fox Internacional Properties, y experto en la materia: “La incertidumbre que rodea a la posible libertad de circulación de los ciudadanos británicos en Europa tras el Brexit está provocando que algunos potenciales compradores británicos se echen atrás en su decisión de compra en España ante la posibilidad de que el tiempo que permanezcan en el país pueda ser limitado”.

Según el portal de venta inmobiliaria Kyero, los compradores británicos -que siempre han sido un mercado muy importante para el sector, y que sólo el año pasado acaparaban el 20% de las ventas de viviendas a extranjeros en nuestro país-, ahora no se atreven a dar el paso.

Previsiblemente, esta situación se solventará cuando se cierren las negociaciones entre el Reino unido y la Unión Europea sobre la asistencia sanitaria, la libre circulación y las pensiones.

El interés de compra de los ciudadanos europeos, en cambio, ha crecido considerablemente durante este último año, cuándo ya representaban el 60% de las consultas desde la página web.

Y es que, según el informe “Europeanattractivenesssurvey: Plan B… forBrexit” de EY, España es el tercer país más atractivo para la inversión extranjera en Europa (8%), después de Alemania, y de Francia.