“No hay mayor ciego que el que no quiere ver”. Y la remodelación del norte de Madrid, orquestado a través de la Operación Chamartín en un interminable proceso que dura más de 20 años, es la dura constatación de esta realidad.

Este miércoles, Distrito Castellana Norte (DCN), la sociedad constituida para promover el proyecto de regeneración urbana de la zona norte de la capital, ha presentado ante la prensa un informe para dejar constancia del empleo que se generaría de llevarse a cabo. Unos pocos arriba o abajo, el monto total sería de 200.000 nuevos empleos.

Además, las arcas públicas en conceptos impositivos se llevarían cerca de 3.300 millones de euros. Eso sí, siempre que todo salga bajo lo previsto y las condiciones inversoras de DCN.

Por ello, los periodistas presentes en el acto se hacían la misma pregunta retórica: “¿Es que Manuela Carmena no ve estos datos? ¿No quiere que se generen estos puestos de trabajo?“. La inconsistencia orgánica en la negativa del Ayuntamiento de Madrid al proyecto de Distrito Castellana Norte es bastante obtuso. Cuesta encontrar los motivos reales, si es que existen, para que no se lleve a cabo.

Surgen las clásicas palabras “especulación”, “pelotazo”, “urbanismo descontrolado”… todo puramente ideológico. Sin mucho sentido práctico. Sobre todo cuando uno se pone delante de la hemeroteca y se da cuenta de que esta Operación Chamartín lleva empantanada más de 20 años por simples y cojonudos asuntos políticos (de los todos bandos, hay que decirlo).

Dos veces estuvieron a punto de entrar las excavadoras en la zona. En las dos había monocolor en las instituciones públicas. Y este parece ser el motivo por el cual Carmena se aferra y no da su brazo a torcer. Temiendo la próxima salida del consistorio madrileño de su formación política, y a sabiendas de que al Partido Popular nadie que va a quitar el Gobierno de la nación, considera que debe cerrar puertas por dentro y que se salve quien pueda.

Y con todo esto, los años siguen castigando el norte de Madrid. Lo peor es que nadie sabe qué pasará.