Pese a la -presunta- recuperación económica que vive España, cualquier tema relacionado con el empleo sigue alzando las orejas de las partes interesadas: empresas, políticos y ciudadanos. Por eso, Distrito Castellana Norte (DCN), la sociedad constituida para promover el proyecto de regeneración urbana de la zona norte de Madrid, le ha dado a la alcaldesa donde más duele: una ingente creación de empleo si consiguen sacar adelante su proyecto.

De esta forma, Manuela Carmena, baluarte de la defensa contra el proyecto, ha tenido que escuchar este miércoles una serie de cifras que, bajo la teoría sobre la que se fundamentan, dejan sin demasiados argumentos a quienes se oponen al proyecto de Distrito Castellana Norte para sacar adelante -de una vez por todas- la enfangada Operación Chamartín.

En concreto, si DCN tuviera el “ok” para meter las máquinas excavadoras en Chamartín, se crearían 214.000 empleos. Al menos así lo aseguran los profesores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Antonio Pulido y Julián Pérez, autores del informe ‘Efectos sobre la creación de empleo del proyecto de prolongación de la Castellana’.

Para ello se han basado en lo que, en estos momentos, Distrito Castellana Norte tiene expuesto de forma oficial en negro sobre blanco. Es decir, sobre la inversión de 6.000 millones que tienen prevista para sacar adelante el proyecto, se generará un total de 214.000 empleos, de los que casi 120.000 verán la luz durante el desarrollo del proyecto, y los restantes 94.000 una vez que esté terminado.

Distrito Castellana Norte lo tiene claro

Las cuentas salen de manera impecable para Distrito Castellana Norte. A lo largo de los 19 años previstos de desarrollo del proyecto se generarán casi 120.000 puestos de trabajo a tiempo completo, lo que equivale al 0,6% del total del empleo nacional, de los que 52.650 son empleos directos, 42.037 son indirectos y 23.104 inducidos. De estos puestos de trabajo, 80.445 se crearán en la Comunidad de Madrid.

Durante la presentación del informe

Una vez que el barrio esté desarrollado, los expertos calculan que las nuevas actividades que surjan en la zona crearán otros 94.000 empleos, de los que 63.000 directos y 31.000 indirectos. Se trata de empleos a tiempo completo y que previsiblemente se mantendrán a lo largo del tiempo, según han destacado los autores del informe.

El desarrollo de DCN permitirá, por lo tanto, la creación en promedio de 6.200 empleos cada año, una cifra, por ejemplo, superior a todo el empleo que crea en España el Grupo VIPS. Esta generación de empleo significa una reducción media del paro existente en España del 0,03%. En la Comunidad de Madrid el descenso alcanzaría el 0,12% y en la ciudad de Madrid del 0,27%.

¿Tiene una alternativa mejor Carmena?

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, tiene una alternativa al proyecto de Distrito Castellana Norte. Pero lo que no tiene, al menos de forma tan rigurosa, es la extrapolación del impacto económico que tendrá su Puerta Norte.

DCN lo tiene. Y todo bastante claro. Aunque también hay que matizar que la creación de estos puestos de trabajo está directamente relacionada con la cantidad de inversión prevista. Un proyecto reduccionista no sólo privaría a Madrid de las infraestructuras necesarias para garantizar una óptima calidad de vida a sus habitantes y visitantes, sino que inevitablemente tendría una menor capacidad de generación de empleo.

Asimismo, lo que tampoco se contempla en el estudio es una posible recaída de la economía española que lleve a un frenazo en la inversión, y, por lo tanto, estos número quedarían hechos añicos a mitad de camino.

No obstante, sobre lo que tienen se puede reprochar muy poco, por ejemplo también a nivel fiscal. En este apartado, los ingresos que percibirán las administraciones públicas implicadas en el proyecto ascienden a 3.340 millones, una cifra equivalente al 0,6% del presupuesto anual del Estado español.

En promedio, el Ayuntamiento de Madrid percibirá cada año 40 millones de euros, una cantidad que permitiría cubrir, por ejemplo, la quinta parte del presupuesto anual para la limpieza viaria de toda la ciudad. La recaudación media anual que percibiría el Ayuntamiento durante la ejecución del proyecto sería de 13 euros por habitante.