El pasado 2016 fue un año agridulce para la compañía china de telecomunicaciones ZTE. Tanto en su propio país de origen, como en los mercados en los que opera, se mostró como una empresa notoria en toda la cadena de valor de la tecnología móvil. Pero unos problemas regulatorios en sus negocios con Irán le canjeó severos contratiempos en Estados Unidos.

Aunque todo eso parece haber quedado atrás, o al menos la compañía es lo que ha querido mostrar en la presentación de resultados tras asumir el pago de la multa. En concreto, ZTE ha conseguido un crecimiento del 27,8% en los beneficios del primer trimestre de 2017. El motivo que ofrece la compañía para este incremento se basa en el aumento de ventas de soluciones de red y smartphones.

Es el caso de España, donde es un referente en el desarrollo de infraestructura, y además pelea por consolidarse como uno de los primeros cinco fabricantes de móviles, aunque todavía no está a ese nivel. No obstante, en el reporte que hace ZTE sobre los resultados trimestrales no desglosa sus diferentes filiales, por lo que no se puede conocer (por ahora) cómo está de salud en nuestro país.

En cuanto a las magnitudes globales que sí ha dado a conocer, el beneficio neto atribuible a los accionistas de la compañía aumentó en 165 millones de euros en los primeros tres meses. Esto refleja un crecimiento del 17% de los ingresos del primer trimestre, hasta los 3.520 millones de euros. Según estima ZTE, “una de las claves ha sido la innovación, cuyos frutos están impulsando el crecimiento en los diferentes negocios”.

Las apuestas de ZTE

ZTE está reforzando su posición en la investigación 5G, puesto que la compañía profundiza su colaboración con importantes compañías a nivel mundial en la nueva solución MIMO de Massive, basada en FDD-LTE. De este modo, los productos Pre5G de ZTE están ahora desplegados en más de 40 redes en 30 países, y la compañía está en camino de comenzar los despliegues precomerciales 5G en el tercer trimestre de 2018, completándose a lo largo del 2019. Las soluciones de virtualización de red de ZTE se despliegan en más de 180 redes a nivel mundial.

Para los productos Wireline, ZTE aumentó la innovación para productos portátiles 5G que integran tecnologías IP y ópticas de transporte, como la solución 5G Flexhaul presentada en febrero. En cuanto al llamado Internet de las Cosas (IoT), ZTE mantiene el pulsto en el mercado en el desarrollo de servicios de banda estrecha y ha sido el primer proveedor en lanzar un sistema de aparcamiento inteligente basado en NB-IoT, junto a innovaciones en redes, chipsets y otros dispositivos. La venta de chipsets creados por ZTE registró un crecimiento interanual del 70% en los tres primeros meses del año.

La multa a ZTE todavía resuena

Pese a estas cifras con curva positiva, el Gobierno de Donald Trump fue muy claro: la sanción incluye el pago de una multa de 890 millones de dólares y la condición de operar durante tres años bajo vigilancia, sometiéndose a un programa de monitoreo corporativo que dará “amplio acceso” a los registros de la empresa.

El acuerdo alcanzado para solventar las restricciones de comercio en EEUU estipula que, en el caso de que la compañía no cumpla con lo pactado, ZTE deberá pagar 300 millones de dólares adicionales a Washington. Además, también tendría que someterse a un supervisor independiente que revisaría las operaciones de la empresa, durante un periodo de siete años y se suspenderían sus privilegios en las exportaciones.

Imagen | ‘conxa.roda