La inteligencia artificial, y sus aplicaciones prácticas, marcarán el inicio de una guerra inversora entre los principales fondos para conseguir hueco en las ideas más rentables. Eso es lo que ha hecho Allianz a través de su gestora de inversión.

En concreto, Allianz Global Investors (AllianzGl) ha anunciado el lanzamiento del fondo de renta variable ‘Allianz Global Artificial Intelligence’. El nuevo fondo tiene el mandato de invertir en empresas que impulsen el desarrollo de la inteligencia artificial en cualquiera de sus formas en todo el mundo. Y no se trata de un antojo.

El mercado de inteligencia artificial está creciendo muy rápidamente. Según datos que aporta la firma de inversión, se espera que alcance un volumen de 36.800 millones de dólares en 2025, por lo que el fondo se beneficiará de los rápidos avances en una amplia variedad de áreas, incluyendo el análisis de Big Data, el aprendizaje automático, la autoconducción de coches y el internet de las cosas.

El fondo será gestionado por Sebastian Thomas, portfolio manager and director, US Head of Technology Research en Allianz Global Investors. Sebastian se unió a la compañía en 2003 como analista senior de compañías de software y de Internet, y tiene más de 10 años de experiencia en la gestión de carteras de tecnología global. El equipo que cubre el sector tecnológico de Allianz Global Investors actualmente gestiona más de 7.200 millones de dólares en carteras centradas en tecnología.

Allianz va a por los coches y la salud

En un informe realizado por Allianz, hay tres sectores que reconoce como claves cuando se invierta en inteligencia artificial: coches autónomos, salud y marketing.

Con respecto a los vehículos, pronostican que el auge que está teniendo en Estados Unidos será una tónica en todos los mercados. Por ello, estiman que debe tener un papel prominente en las carteras de sus clientes.

En cuanto a la salud, consideran que la innovación en la generación de procesos más eficientes, así como la reducción en los tiempos de espera será la clave para el desarrollo de nuevos nichos de negocio. Por este motivo también lo consideran como un activo estratégico para quienes apuesten por su forma de inversión.

Por último, el control de los datos personales, y su derivada hacia el marketing directo en internet, creen que será otro de los puntales en el desarrollo de la inteligencia artificial. Así, tal y como recogen en su informe, sería la tercera pata en su apuesta inversora.

Imagen | ‘Wired