Estamos acostumbrados a meternos en diferentes páginas de información económica para ver cómo están evolucionando nuestros valores favoritos o aquéllos a los que tenemos en nuestro punto de mira.

La cuestión es que en nuestro foco inversor siempre solemos tener los mismos valores pues, prácticamente, al menos en España tendemos a comprar el mismo tipo de valores cuando nos adentramos en el maravilloso mundo de la renta variable. Por lo que he estado pensando cuál es la principal razón de este comportamiento, sobre esta forma que tenemos en España de interactuar con el mercado, ya que es cuanto menos curiosa.

Una posibilidad que pretende dar respuestas a este proceder podría ser la falta de cultura financiera de la que adolecemos en España, pues en la mayoría de países europeos, sin mencionar Estados Unidos, que está a otro nivel, prácticamente cualquier trabajador dispone de un asesor financiero competente y de garantía.

La cuestión es que esa figura tan habitual en otras naciones es prácticamente invisible o inoperante en España, porque no goza de gran apoyo por parte de la sociedad y al intentar aventurarse en los mercados, cualquier inversor retail falto de conocimientos, deposita toda su confianza en los valores que ve continuamente en los periódicos económicos.

El problema está en que al regirnos por el miedo que nos provoca invertir en valores internacionales, que por otro lado están teniendo tan buen comportamiento, hace que lo hagamos siempre en el mismo tipo de valores y, como no, en valores españoles donde tampoco tenemos demasiado para elegir con esos parámetros.

Esta situación unida a la gran cantidad de recomendaciones que vemos en los principales medios de tirada económica, nos refuerzan la idea de que nuestra inversión está en buenas manos.

Daniel García, analista de XTB