De acuerdo con el ‘Sondeo de Opinión del Consumidor’ que realizó Advanced para Visa España, el efectivo cada vez se usa menos, y se reserva mayormente para cantidades inferiores a 10 euros.

Frente al efectivo, el uso de la tarjeta gana cada vez más adeptos como método predilecto de pago. El 54% de los usuarios utiliza tarjeta de débito o de crédito para realizar sus pagos diarios.

Y es que, más o menos, el 80% de los usuarios desea poder pagar con tarjeta, sea cual sea el importe de la compra. Porque aprecian la comodidad, disponibilidad, practicidad, la ubicuidad de pago y la seguridad que aporta. Los hoteles, los centros comerciales, las tiendas de moda, las gasolineras y los restaurantes son los establecimientos donde más se usan estas tarjetas.

Como explica Carmen Alonso, directora general de Visa en España, “la tendencia al pago electrónico, definitivamente, seguirá al alza y trae ventajas para todos. De cara al usuario y a los comercios, se incrementa la seguridad, la agilidad y la comodidad en el pago. De cara a las administraciones, la consolidación creciente del pago electrónico se perfila como un motor importante en la lucha contra la economía sumergida y un factor clave que impulsará el consumo, la producción y el crecimiento económico en los próximos años”.

Sólo el 28% de los encuestados utiliza el contactless

Pero el futuro no sólo busca eliminar el efectivo, sino que también tiene intención de eliminar el método tradicional de pago con tarjeta, y sustituirlo por el contactless. El pago sin contacto es cada vez más popular, no sólo en las tarjetas, sino también en los teléfonos móviles.

A pesar de la comodidad, rapidez y la seguridad de su uso, este cambio en el método de pago no se está dando excesivamente rápido. El 50% de los consultados ya tenía incorporada esta tecnología en sus tarjetas, pero solo el 28% admitía que le saca partido.

La compañía Juniper Research estima que, a finales de 2017, serán 150 millones los usuarios que incorporen esta tecnología contactless en sus teléfonos móviles. Y calcula que, para el año 2021, entre Apple, Samsung y Google tendrán alrededor de 500 millones de usuarios usando esta tecnología.

“Creemos que a medida que el uso del pago móvil sin contacto gane tracción y los consumidores y comerciantes reconozcan la velocidad y comodidad que ofrece, entonces, como en los mercados europeos, habrá un aumento adicional y significativo de su disponibilidad en el punto de venta”, explicaba Nitin Bhas, autor de la investigación.

Imagen | ‘Mint Payments