Telepizza ya es la mayor compañía no estadounidense de venta de pizza a domicilio por número de tiendas en el mundo. Ahora mismo está presente en más de 20 países. El último en incorporarse es su establecimiento de  Perpiñan, al sur de Francia, un mercado que ya se le resistió a la compañía en el año 2003.

A diferencia de 2015, el 2016 ha sido un buen año para la compañía. Cerró el ejercicio con 11 millones de euros de beneficios, y con unas ventas totales en su red por valor de 517 millones de euros, incluyendo las franquicias asociadas al Grupo, lo que supone un aumento del 7%.

Telepizza está presente en más de 20 países, aunque no es una presencia muy notable. Sus ventas en el extranjero suponen un escaso 30% del total. Por este motivo, además de buscar otros mercados, la compañía tiene intención de abrir nuevos establecimientos en los países en los que ya opera.

Otro intento de Telepizza

El mercado francés no acogió nada bien a la pizzería la primera vez que lo intentó, hace 13 años. La compañía sólo recogió pérdidas, y acabó cerrando todos sus establecimientos. Ahora, vuelve a intentarlo con un cambio en el planteamiento inicial.

Según explica Nacho González Barrajón, Managing Director de Telepizza, “hemos tenido en cuenta los gustos de los franceses, adaptando nuestra oferta: un 20% de la carta corresponderá a especialidades propias del país, principalmente el desarrollo de nuevos quesos y la gama Halal”, destinada a la población musulmana, que supone el 6% del país.

La dirección del Grupo es bastante optimista con el futuro. Ya han anunciado su intención de repartir dividendos con cargo al resultado del presente 2017, en el que esperan un incremento de un 4% o un 6% en las ventas totales del grupo.