Los parques temáticos requieren de una inversión muy elevada, que no siempre se traduce en beneficios económicos. Es más, en el caso de Disneyland París suponen grandes pérdidas a pesar del prestigio y reconocimiento de un parque al que la competencia agobia. Entre ellos, PortAventura y su recién inauguración de Ferrari Land.

Pero París fue el lugar escogido para que Walt Disney desplegara su magia en Europa. Hace 25 años abrió al público Disneyland París, bajo el nombre de Eurodisney. Este año esta de aniversario y lo celebra por todo lo alto, aunque soplará las velas con cierto sabor amargo. El parque temático no es nada rentable. De hecho solo ha cosechado beneficios seis veces en un cuarto de siglo. La última vez en 2008. En su último balance, sus pérdidas  alcanzaron un récord 858 millones de euros. Y el endeudamiento fue de 1.130 millones.

A la débil situación de Disneyland París se suma la caída del turismo en la capital gala. París ha perdido un 6% de las reservas de hoteles en el año 2016 en comparación con el ejercicio anterior, según las estimaciones iniciales del Observatorio de la Oficina de Turismo y Congresos de París, que calcula haber perdido 1,3 millones de visitantes en 2016.

Desde luego en París la magia de Diney no funciona igual de bien que Magic Kingdom en Walt Disney World en Florida, Disneyland en California y Tokyo Disneyland. Son tres de los parques más visitados de todo el mundo.

Y el último gran golpe para el parque es la apertura de Ferrari Land, que ya ha arrancado su andadura después de dos años de construcción y una inversión de más de 100 millones de euros. La previsión es la de sumar un millón de visitantes a PortAventura World y alcanzar los cinco millones anuales en el complejo. El año pasado casi alcanzó los resultados de antes de la crisis y los hoteles batieron récord con un millón de pernoctaciones. La mejor temporada fue la del 2007, con más de 4,5 millones de visitantes.

En los últimos años, PortAventura World ha desarrollado un plan de expansión con una inversión superior a los 400 millones de euros para pasar de ser un parque temático a un destino turístico de referencia.

La apuesta del segundo parque más importante de Europa por crecer está clara. Aunque lejos de los más de 13 millones de visitantes de Disneyland París, PortAventura puede empezar a plantar cara. Además, parte con la ventaja de que la magina de Disney comienza a apagarse.  Y muchos visitantes escogerán PortAventura.

Además, Ferrari Land contribuirá a internacionalizar aún más el complejo tarraconense, atrayendo a visitantes de nuevos mercados como Italia, Alemania, Bélgica, Holanda y Países Nórdicos, sumándose a los ya consolidados de Reino Unido, Francia y Rusia.

Y por si no fuera poco, se trata de un destino turístico que se divide en PortAventura, Caribe Aquatic Park y Ferrari Land, cinco hoteles, tres campos de golf, un beach club con acceso directo a la playa.