El presidente de Banco Popular, Emilio Saracho, ha afirmado este lunes que merece la pena luchar por el banco, al tiempo que ha señalado que su recuperación solo es posible si se hace frente “sin más dilación” a las dificultades que el banco atraviesa.

“Tenemos que atacar esas dificultades de una vez por todas, sin excusas y sin sentimentalismos”, ha señalado Saracho en su primera intervención como presidente de Popular ante la junta de accionistas ordinaria que se celebra en Madrid.

El ‘primer espada’ del banco ha destacado que para conseguir que Popular se recupere necesitará “tiempo, pero no mucho”, y ha adelantado que tanto él como el resto de miembros de la dirección se comprometen a trabajar “sin descanso” por el banco, con profesionalidad y altura de miras, eficacia y con transparencia y rigor en la gestión, además de con comunicación al mercado.

En este sentido, el presidente de Popular se ha referido a que “se da la paradoja de que nos encontramos en este momento casi con el capital más alto de nuestra historia pero, no obstante, las cada vez más elevadas exigencias regulatorias hacen que resulte suficiente pero ajustado”. Saracho ha sintetizado la trayectoria del banco desde 2007: “Popular ha aguantado la crisis, casi una década, sin ayuda externa alguna, ha absorbido fuertes provisiones, vendido negocios y acudido a sus accionistas en tres ocasiones, ha contribuido a la consolidación del sector, adquiriendo Banco Pastor y Citibank España, ha hecho frente a sus responsabilidades sociales y es rentable en su negocio principal”.

Por otra parte, ha señalado que “podemos decir sin complejos que contamos con un negocio principal con una operativa bancaria a pleno rendimiento, en un entorno de bajos tipos de interés, reducción de la demanda de crédito, y elevada competencia. Nuestro negocio tradicional es rentable, con una generación de margen de explotación antes de provisiones superior a 1.200 millones de euros en 2016. Este negocio, a pesar de la crisis, ha mantenido sus fortalezas”.

Ante este escenario, el presidente de Banco Popular ha recalcado que “contamos con la opción de seguir una estrategia clara: la de concentrar todos nuestros esfuerzos en las fortalezas esenciales de nuestra marca, en el único mercado en el que tenemos masa crítica y relevancia, y aprovechar la ventaja competitiva que nos proporciona nuestro posicionamiento en Pymes y Banca Personal. Esto implica desinvertir de aquellos negocios en los que no contamos con las suficientes capacidades o recursos para competir tanto geográfica como verticalmente. Lo haremos de forma clara sin dilación, creando cohesión, foco y primando la simplificación”.