El comercio electrónico se ha convertido en un gran negocio. En el tercer trimestre de 2016, generó en España 6.166 millones de euros, en comparación con los 5.302 del año anterior, y los 2.421 millones de 2011. Lo que supone un crecimiento del 16,3% interanual.

Aunque la tienda física sigue siendo el canal de compra preferido por los españoles, la confianza del consumidor en el comercio online cada vez es mayor. Lo que ha permitido alcanzar los 15 millones de usuarios en 2016.

Mientras que avanza la compra online, la tienda física cada vez se queda con un trozo menor del pastel. Los compradores que acuden a la tienda física una vez a la semana, han disminuido del 66% del año anterior, al 45% del 2016. Mientras que, los que compran al menos una vez por semana a través de Internet, son yael 27%, un 8% más que en el 2015.

Pero el auge del e-commerce también ha favorecido el crecimiento de otros sectores. Por ejemplo, según el ‘Informe Logística para el comercio electrónico’, publicado por INFORMA (filial de CESCE), sólo en el sector logístico, la facturación alcanzó los 1.100 millones de euros en 2016, un 15% más que el 2015.

Según los datos aportados en el último informe de la CNMC, los más favorecidos por el comercio electrónico fueron el sector de las agencias de viajes y los operadores turísticos, con el 16,3% de la facturación total, seguidos por el 11,6% del transporte aéreo y el 5% de las prendas de vestir.

Amazon se convirtió en el líder indiscutible del comercio online en España, alcanzando los 871 millones de euros de facturación. Seguido por el Corte Ingles, con 651 millones de facturación.

En otros países, esta diferencia es mucho más acusada, pero el negocio de Amazon en España todavía se está asentando. La tercera posición la ocupa Zara con una facturación de 371 millones.

Y es que España ocupa la quinta posición en el ranking europeo por el número de ventas online, y el primero en el Sur de Europa. Aunque un 32% de los españoles compran online, todavía está muy lejos de países como Alemania o Dinamarca, dónde ya son el 77% de la población.

Aunque las webs de comercio electrónico españolas tienen un 57,3% de la cuota de mercado, desde el extranjero no se compra tanto a las webs nacionales. El saldo neto exterior arroja un déficit de 1.650,7 millones de euros. Es decir, que los españoles compran más al extranjero de lo que compran los extranjeros a los españoles.