En la mañana del viernes, 7 de abril, la alcaldesa de Alcázar de San Juan se ha reunido con representantes de Adif para iniciar los trámites que permitirán utilizar el espacio de la antigua Fonda de la Estación de ferrocarril como centro de recepción de viajeros y sala alternativa para exposiciones y eventos culturales. Un lugar que contiene parte del patrimonio artístico alcazareño, ya que su azulejería fue declarada Bien de Interés Cultural.

El Ayuntamiento y Adif han acordado iniciar los trámites que permitirán habilitar la Fonda de la Estación alcazareña como centro de recepción de viajeros y punto de información turística; así como sala cultural alternativa, en la que poder organizar exposiciones, presentaciones o cualquier otro tipo de evento relacionado con el patrimonio y actividad cultural de la localidad.

La antigua Fonda de la Estación de ferrocarril constituye en sí misma un ‘espacio con encanto’ y un reclamo patrimonial y turístico, ya que en su interior se encuentra una azulejería singular, de inicios del siglo XX, que reproduce imágenes quijotescas de 11 capítulos de la novela de Cervantes. Singularidad que fue declarada como BIC (Bien de Interés Cultural) el pasado año por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y que el Ayuntamiento tiene la obligación de proteger y custodiar.

La apertura de la Fonda supondrá la habilitación de un nuevo espacio cultural para Alcázar, dará dinamismo a la estación de ferrocarril y constituirá un atractivo turístico más que, a su vez, facilitará la atención a viajeros y visitantes.