Las plataformas de contenido llegaron a España entre bombo y platillo. Primero con los operadores de telefonía y su televisión, y más tarde solas como servicios pago. Netflix es el gran exponente, y todo hace indicar que su salud es inmejorable.

El único “pero”, precisamente, es que para hablar tanto de Netflix como su competencia en España, HBO o Amazon, siempre hay que hacerlo en un extraño condicional porque sus datos los tiene bien ocultos el dueño de la compañía, Red Hastings. No obstante, según un informe realizado por el operador satélite SES Astra, ahora mismo Netflix estaría rondando el millón de hogares donde habría una suscripción a la plataforma. Al cierre del año pasado se barajaba una orquilla entre los 200.000 y 500.000 abonados, pero según estos datos ahora estaría muy por encima.

El estudio se hace sobre un universo de unos 18 millones de hogares donde se ve de manera activa la televisión en España. Por lo tanto, esto supone que un 6% ya tendría Netflix como opción de servicio over the top (OTT) para ver series, películas y documentales. Por detrás estarían los servicios de Apple (2%), Amazon (2%) y en último lugar HBO, que apenas estaría en un 1% de los hogares españoles.

Durante la presentación del informe, se ha planteado el debate sobre la televisión lineal; es decir, la forma tradicional de hacerlo; o si las plataformas de pago y de forma no lineal, bajo demanda o en streaming están ganando cada vez más peso. Y lo cierto es que sí. Ahora mismo ya habría 8,5 millones de hogares que se conectan a este tipo de plataformas para ver series, películas o incluso deporte.

No obstante, pese al empuje de Netflix en el consumo de televisión a la carta, según el estudio realizado por SES Astra, ganan las plataformas públicas y de TVs privadas, que llegan al 13% de los hogares. En segundo lugar, con el 10%, se sitúa Atresplayer, del Grupo Atresmedia; y en el tercer escalón del ranking (7%) Yomvi, es servicio bajo demanda de Movistar.

Netflix ante un mundo de cambios

Al margen de los posibles clientes de Netflix, que nunca se sabrán hasta que la propia compañía filtre los datos, lo que pone de manifiesto el informe ‘Satelite Monitor‘ de SES Astra es que la televisión, sea lineal o bajo demanda, está muy viva. Aunque se enfrenta a una serie de retos bastante importantes.

Uno de ellos será la adaptación al nuevo estándar de emisión TDT2 (o DVB-T2) que llegará con el próximo dividendo digital. La ventaja principal de la TDT 2 será un gran incremento del ancho de banda, en concreto de un 30%, con un pico teórico de 40 Mbps. Esto permitirá ampliar el número de canales en SD, o definición estándar, y el número de canales en alta definición. O, simplemente, ofrecer canales con una auténtica alta definición y un bitrate adecuado. Y es que, actualmente, las emisiones no todas alcanzan ni siquiera la calidad de un DVD.

Bajo este contexto, ahora mismo solo un 13% de los hogares tienen televisores que soporten este nuevo estándar. Por lo tanto, cuando en 2020 se lleve a cabo el segundo dividendo digital, muchas personas deberán comprarse adaptadores, u otra televisión para acceder a los contenidos que se ofrezcan en la TDT.

Imagen | ‘Helge Thomas