Cuando el fintech parece que ha conseguido su lugar en el contexto de las finanzas gestionadas a través de internet y el móvil, las empresas de otros sectores corren para coger hueco y salir en la foto. Por eso, el segmento foodtech, que no es nuevo -pero sí está en auge- tiene un grupo de empresas y startups que aceleran el ritmo inversor para ganar tamaño frente a la competencia y las formas de hacer negocio más tradicionales.

Una radiografía muy aproximada de cómo está el sector aparece en el informe ‘FoodISDIgital’ que se ha presentado este jueves en Madrid. Ha sido realizado por Ipsos para ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), y tiene como objetivo analizar el comportamiento de los usuarios a la hora de hacer reservar de restaurantes, petición de comida a domicilio y compra online.

Entre los datos más curioso del estudio, cabe señalar que la mujer tiene un protagonismo muy importante en este nuevo entramado foodtech. Tanto en las reservas de restaurantes, como en las compras online, se trata del género que más actividad tiene.

En cuanto a los tickets medios de gasto, las reservas de restaurantes suponen un coste de 42 euros; mientras que los servicios a domicilio tienen un gasto medio de 22 euros (a lo que se suelen añadir postres y bebidas). En cuanto a las compras online, la factura asciende a los 82 euros, entre otras cosas por tratarse de compras relevantes, en ocasiones para toda la semana.

En este último apartado, el de la compra online, por el momento el dominio (77%) pertenece a las tradicionales cadenas de distribución como Carrefour, Alcampo, Mercadona… Aunque ya hay un 34% que utiliza servicios como Amazon o Glovo. Y, curiosamente, los denominados heavy users, es decir, los que hacen uso más intensivo de la tecnología, alcanzan el 45% de los consultados.

El móvil manda… pero la llamada gobierna

Un dato relevante del informe ‘FoodISDIgital’ es que el 70% de las reservas de restaurantes se hacen a través de llamadas telefónicas, mientras que un 30% lo hace online. No obstante, señalan que la reservas online están experimentando un gran avance. Mientras, en los pedidos a domicilio, la situación está equilibrada entre los que llaman por teléfono y quienes deciden hacerlo a través de una aplicación o un PC.

Donde sí hay una conexión clara entre los que reservan y los que piden a domicilio es que más del 75% de los encuestados hacen a su vez la otra actividad. Es decir, a mayoría de los que reservan un restaurante, también piden comida a domicilio; y viceversa.

Quién se encarga de qué

Tras la presentación del estudio hubo tiempo para una mesa redonda en la que estuvieron presentes algunos de los principales actores el entramado foodtech, y que, por lo tanto, podían pronunciarse en primera persona sobre el informe.

Por parte de ElTenedor estuvo Darío Méndez; de Just-Eat su country manager, Jesús Rebollo; el CEO de Vitalista, Luis Soto-Largo; y el cofundador de DelSúper, Alberto Benbunan.

El punto en común de todos los ponentes fue el mismo: se trata de un sector en pleno crecimiento donde apenas se ha desplegado el verdadero potencial, pese a la consolidación de algunas empresas, como puede ser el caso de ElTenedor o Just-Eat, que son auténticos referentes en sus sectores.

De hecho, Benbunan, explicó que llenar el carro de la compra en España mueve cerca de 66.000 millones de euros, y que el segmento online solo supone el 1%. Así pues, parece que el margen de crecimiento es infinito, tanto en las compras como reservas o pedidos a domicilio.

Otro punto interesante fue la posibilidad de que algunas de estas empresas empiecen a realizar actividades en otros segmentos. ¿Veremos a Just-Eat reservando restaurantes? Su responsable en España, Jesús Rebollo, cree que cada uno  debe hacer lo que sabe, y que ellos por ahora están centrados en lo suyo. Sin embargo, Darío Méndez (ElTenedor) dejó entrever que las colaboraciones entre este tipo de empresas puede ser algo que se dé en el futuro.

Mientras, la nota discordante la puso Alberto Benbunan, que citando a Peter Thiel, se posicionó en la parte de que, a lo mejor, sí sería conveniente que las empresas que puedan y tengan capacidad financiera se adentren en otros terrenos. Además, puso el ejemplo (y amenaza) de Amazon que cada vez está en más verticales, con más presencia y con más fuerza. Por el momento la compañía de Jeff Bezos ya deja hacer compra online. ¿Cuánto faltará para que reserve o haga pedidos a domicilio?

Imagen | ‘@ISDI_edu