La tecnología y la innovación son necesarias. No cabe ninguna duda. Tanto, que sus políticas deben ser de Estado. ¿Pero qué sucede cuando eso no es rentable? En el caso de Red.es, que este año volverá a apuntarse pérdidas en su cuenta de resultados, pero hay que asumirlo puesto que no se puede prescindir de este organismo.

El Gobierno ha presentado el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017. En él se puede ver al detalle dónde va cada euro de los españoles. La mala noticia es que en algunos casos caerá en bolsillo roto, pese a las buenas intenciones.

Es el caso de Red.es, la entidad dependiente de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, que prevé un incremento del 111,4% en sus ingresos para el próximo año, según recoge Europa Press, pese a lo cual las pérdidas de la entidad pública se elevarán un 28,9%. En concreto, cerrará 2017 con unos ingresos de 42,66 millones de euros, frente a los 20,18 millones de euros en los cerró 2016. En el lado de las pérdidas, serán de 42,83 millones de euros, en comparación con los 33,22 millones de euros que perdió en 2016.

Esta situación no es nueva. Según el balance de cuentas publicado por la propia entidad, en 2015 se apuntó unas pérdidas de 26,8 millones, y el ejercicio precedente fueron otros 10 millones de euros. Por lo tanto, se trata de una empresa pública totalmente deficitaria en su estructura económica, pero que -a su vez- se antoja necesaria.

Red.es, un gasto necesario

Tras años en los que se ha peleado para que la tecnología tuviera su presencia de forma autónoma en un Ministerio, por fin se ha conseguido ligar la Agenda Digital al Consejo de Ministros. Por lo tanto, ahora más que nunca se necesita una entidad que dinamice esos procesos.

Así, ahora mismo tiene abierto una serie de frentes necesarios para el desarrollo del país. Por ejemplo, a nivel educativo, destaca el convenio-marco para la extensión del acceso a la banda ancha ultrarrápida de los centros docentes españoles, también conocido como programa ‘Escuelas Conectadas’. De esta iniciativa van a beneficiarse más de 6,5 millones de alumnos y más de 16.500 centros docentes españoles no universitarios sostenidos con fondos públicos.

Red.es también afronta proyectos de innovación en el ámbito de la salud. El e-salud es un programa -Eje del Plan de Servicios Públicos Digitales de la Agenda Digital para España- que tiene como objetivo principal consolidar el uso de las TIC dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS) y, a la vez, aprovechar el potencial de los proyectos de aplicación de TIC a la Sanidad para fortalecer el sector.

Los ejemplos son variados. Una parte fundamental de la estructura de Red.es está destinada a impulsar la economía digital. En el marco de ese objetivo, pretenden generar un ecosistema de emprendedores con acceso a expertos que les asesoren y entidades financieras que hagan viables sus proyectos.

Ante esta situación, ¿resultan 42 millones de euros un lastre para sostener una entidad que pretende dinamizar la tecnología española? ¿Se podría gestionar mejor? Sobre la estructura de las empresas públicas siempre habrá un debate sobre su necesidad frente a los gastos que genera. Parece que Red.es sí es necesaria.