El sector del taxi sigue su cruzada contra lo que estiman una situación injusta para su gremio y, por ende, también para la sociedad. Por ello, tras un inicio de primavera donde los taxistas han saltado a la calle para reivindicar una situación de desprotección contra las prácticas de empresas como Uber o Cabify, ahora también quieren que haya un organismo que controle, precisamente, la práctica de estas compañías.

Desde Fedetaxi, una de las organizaciones representativas del taxi en España, calculan que actualmente su sector sufre una situación de intrusismo profesional que alcanza más de 9.000 vehículos ‘piratas’ operando impunemente en España.

Por este motivo, desde la asociación piden a las autoridades con competencia en la materia que actúen. En concreto, Fedetaxi propondrá y solicitará esta semana al Ministerio de Fomento que ponga en marcha un Organismo de Coordinación para la Inspección de los transportes de viajeros.

Los taxistas lo tienen claro. Creen que el intrusismo es un grave problema que se ha generado a consecuencia de la crisis económica y que además atañe a la economía sumergida. De este modo, según la asociación, miles de vehículos y furgonetas sin autorizar se dedican al traslado de pasajeros, muchos de ellos turistas, sin el más mínimo control de las autoridades, como ayuntamientos o Comunidades Autónomas.

Asimismo, desde Fedetaxi vuelven a lanzar las acusaciones sobre las argucias fiscales que usan este tipo de empresas que ellos denominan ‘piratas’. Así, estiman que las autoridades fiscales no pueden hacer bien su trabajo por la falta de medios y porque muchas de las actividades a inspeccionar se producen en internet, donde resultan más difíciles de detectarse.

De llevarse a cabo la creación de este organismo, Fedetaxi cree que Fomento cumpliría parcialmente con el compromiso que se alcanzó en 2014 con el Comité Nacional de Transporte por carretera para reforzar las inspecciones a estos vehículos ‘piratas’ y a las plataformas digitales.

Los taxistas con su ‘libro blanco’

Al margen de este organismo de inspección, desde Fedetaxi también ven oportuno que Fomento y las CCAA promuevan decididamente la redacción de un “Libro Blanco del Taxi” para estudiar un verdadero proceso de reestructuración de esta actividad y la inclusión de los taxistas en los planes de movilidad interurbanos.

Esto también supondría la mejora en la coordinación de los datos que maneja Fomento con los que dispone Interior a través de la Dirección General de Tráfico (DGT), en este caso tanto para el transporte urbano como el interurbano.

El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, cree que “la coordinación entre administraciones es vital para el control y mejor ordenación de los transportes en un mercado dotado cada vez más de oferentes y en plena transformación”.

Imagen | ‘Automobile