Los operadores de telefonía siguen agitando el mercado residencial. Cada pocas semanas lanzan nuevas tarifas, surgen ofertas llamativas… parecen no detenerse nunca. Sin embargo, hay otro mercado bastante jugoso, también, del que no siempre hay tanta información. Se trata del segmento de empresas, donde Movistar es la única compañía que parece mantener el tipo en un negocio en ligera recesión.

Las cifras, curiosamente, chocan de manera frontal contra los datos de recuperación económica que se celebran desde el Gobierno. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el tercer trimestre de 2015 se contabilizaban un total de 2,5 millones de líneas de banda ancha en el segmento negocios. Mientras, en el mismo periodo de 2016 había 2,4 millones, lo que supone un retroceso de 27.080 líneas en un contexto, supuestamente, de recuperación económica.

Los motivos de esta caída en el segmento de negocios se desconocen. Aunque, entre otras circunstancias, puede que muchas empresas, sobre todo de pequeño tamaño, estén optando por centralitas virtuales que escapen al control de la CNMC; o que simplemente contraten servicios móviles prescindiendo de una conexión de banda ancha.

En todo caso, el único operador que está salvando los muebles, aunque también ha tenido una pérdida neta de líneas el último año, ha sido Movistar. Actualmente (tercer trimestre de 2016) cuenta con 1,6 millones de líneas de banda ancha para el segmento de empresas, lo que supone una pérdida de 4.784 líneas con respecto al mismo periodo de un año anterior.

Fuente | CNMC

Por su parte, Vodafone se ha dejado en este tiempo 5.763 líneas, mientras que Orange ha sufrido una sangría bastante importante con la caída de 23.804 clientes. No obstante, los dos principales rivales de Movistar han presentado un comportamiento extraño. Mientras que los rojos han sido continuados en su caída, la filial francesa tuvo un importante incremento a finales de 2015, posteriormente una caída, para terminar recuperando, pero sin volver a los niveles de hace un año.

Movistar mantiene lo suyo

Estos datos no reflejan la actividad de marketing que han tenido los operadores los últimos meses. Mientras que Movistar y Vodafone han tenido un perfil bajo en cuanto a publicidad, Orange se ha mostrado muy activa en la presentación de nuestras ofertas.

Es cierto que se ha centrado sobre todo en el segmento pymes, y quizá han sido las empresas de mayor tamaño las que han abandonado este último año.

Bajo este contexto, y cuando el mercado residencial está cada vez más disputado, parece que nadie quiere llevarse el pastel de los negocios. Por el momento Movistar controla de manera absoluta este mercado. Y parece que nadie le hará daño en los próximos meses.