Tras la tempestad parece que no habrá calma. El sindicato CCOO teme que tras la compra de Tecnocom por parte de Indra, y el ERE que sufrió en 2016 la compañía tecnológica, todavía haya nuevos despidos este año tras la integración de las dos empresas.

El camino recorrido hasta ahora se encuentra dentro de la lógica corporativa. A finales de noviembre se produjo la operación de adquisición del 100% de Tecnocom por parte de Indra; y recientemente las juntas de accionistas de ambas empresas, celebradas el pasado 20 y 22 de febrero, han aprobado la operación. Además, los órganos reguladores han dado el visto bueno, siendo la Comisión Nacionales del Mercado de Valores (CNMV) el último en estar de acuerdo aceptando los términos de la opa hace un par de semanas.

En este contexto, la suma de ambas cotizadas generará una de las mayores empresas del sector tecnológico español, con una plantilla que superará los 25.000 profesionales solo en España y más de 45.000 a nivel mundial.

Aunque precisamente a nivel laboral es donde se agolpan ahora las dudas. La sección sindical de CCOO de Indra ha mostrado públicamente su preocupación por la complementariedad de las actividades de cada empresa, la cual estiman de “elevada”. Es decir, muestran su miedo a que se vayan a productos un importante número de despidos.

Además, el sindicato recuerda que Indra finalizó, en diciembre de 2016, un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha durado casi año y medio y que ha afectado a más de 1.500 profesionales. Tecnocom, por su parte, llevó a cabo un ERE en 2014 que afecto a unas 200 personas. Asimismo, señalan fuentes de CCOO, que esta empresa lleva acometiendo despidos, sin superar el umbral de los despidos colectivos, de manera constante, a razón de 100 personas al año.

Ante estas circunstancias, desde el sindicato consideran que no debería producirse ni un solo despido más. Algo que, por otra parte, parece que ellos mismos ya asumen. Por ello recuerdan que Indra es una empresa con una alta implicación por parte del estado (SEPI) y por ello, si es necesario, el sindicato apelará también a su responsabilidad en este proceso, para que apoye soluciones de empleabilidad antes que soluciones traumáticas.

Otros problemas de Indra

La situación que denuncia el sindicato CCOO no es el único problema al que se enfrenta Indra tras la compra de Tecnocom. Otros das organizaciones de trabajadores de la empresa también llevan semanas mostrando su preocupación ante los despidos y otra clase de problemas.

En concreto, CGT y CoBas están denunciando algunas situaciones laborales que consideran injustificadas. En primer lugar, estiman que el anuncio de Indra sobre las contrataciones de universitarios recién graduados daña la imagen de la empresa, puesto que se acaba de aplicar un ERE de más de 1.000 trabajadores altamente cualificados para hacer contrataciones baratas de gente joven.

Además, e incidiendo sobre el ERE, estos sindicatos dan por descontados que una vez se ejecute la fusión con Tecnocom habrá un nuevo ERE, o al menos una serie de despidos sobre las decenas de puestos que redunden en las funciones. Todo ello cuando apenas hace dos meses que se cerró el último ajuste de plantilla.