Una maravilla de internet es que se traga todo. En la tiranía del día a día, da lo mismo lo que pasó hace una semana. En esa fecha fue cuando Vodafone firmó un acuerdo con Telefónica para acceder a su red de fibra en toda España. Se dio por enterrada a Orange. Una semana después conocemos que los naranjas también tienen su propio acuerdo con los azules para acceder a su fibra. Toca resucitarla.

Se trataba de un acuerdo histórico que cambiaba las reglas del juego en el mercado de la fibra. Vodafone y Telefónica consumaban un matrimonio por encima de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Los rojos podrían acceder a la fibra de los azules para dar servicio a sus clientes tanto en las zonas reguladas, lógicamente; como en las zonas de libre competencia donde no tenía por qué dar acceso.

De inmediato todo el mundo miró a Orange. ¿Cómo había dejado que pasara eso? ¿En qué situación quedaba ahora la filial francesa? Sí, a través de su fibra conseguiría mayor rentabilidad de sus clientes que Vodafone, que deberá pagar por el alquiler de la red… pero se quedaba sin acceder a la fibra de Telefónica en las 66 ciudades de libre competencia.

Finalmente no sucederá nada de eso. Este martes hemos conocido a través de un comunicado que el operador naranja tiene un acuerdo con Telefónica para poder comercializar sus servicios a través de la red de fibra del operador azul. Fuentes de la compañía, además, han confirmado a SABEMOS que este acuerdo ya está en funcionamiento.

Orange vuelve a su sitio

Tras estos movimientos que se han dado en la última semana, habrá que reescribir los análisis que realizados sobre la situación. Por ahora, todo queda de la siguiente manera:

En la zona no regulada que establece la CNMC sobre un total de 66 ciudades, Orange dispone de cobertura propia en casi la totalidad; y lo que se ha conocido ahora es que además cuenta con un acuerdo de Neba comercial con Telefónica que le da acceso al 100% de las unidades inmobiliarios que, ahora mismo, estarían pasadas por fibra en esas 66 ciudades.

Además, en la zona regulada, Orange dispone igualmente de su propio despliegue de fibra. Y en las zonas donde no llegue su despliegue podrá conectarse a la red de Telefónica para ofrecer servicio a sus clientes. Algo que está dispuesto por la CNMC.

Así pues, en los matices ha estado la clave de este acuerdo entre Orange y los azules. Y es que, este mismo miércoles, el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, ha asegurado en un acto público que no estaban negociando ningún acuerdo con la filial francesa como el que han llevado a cabo con Vodafone.

Y no es mentira. El acuerdo entre los rojos y los azules ha sido multianual y sobre toda su red, mientras que Orange no ha tenido la necesidad de que su acuerdo tenga semejante dimensión puesto que, actualmente, ya tiene un gran despliegue de fibra en las zonas no reguladas. Por lo tanto se ha concretado en ciertas zonas.

Así pues, según expresa Orange en su comunicado, actualmente tienen un compromiso de despliegue de fibra óptica de 14 millones de unidades inmobiliarias a 2019, que a día de hoy alcanza 10 millones.