Desde que se anunció la operación el pasado miércoles, las acciones de Bankia se han revalorizado un 4,78%, pasando de 1,024 euros por acción a 1,073 euros, incrementado en 565 millones de euros su capitalización bursátil, lo que significa que las acciones del FROB han ganado 367 millones de valor estos días.

Aunque al organismo que tiene control sobre la entidad se le presentaba la opción de colocar su participación en el Banco Mare Nostrum por separado, finalmente se decantó por la fusión, ya que sería 401 millones de euros más beneficiosa.

De esta manera, el objetivo del Gobierno es recuperar la mayor cantidad posible de los 24.069 millones de euros inyectados a ambas entidades durante la crisis económica. De estos 24.069 millones de euros, 22.424corresponden a Bankia, y 1.645 a BMN.

Esta decisión del FROB se basa en estudios realizados por AFI y Societé Genérale sobre la posible reordenación de las entidades, y en la oferta no vinculante que recibió el Gobierno por la venta de BMN. La oferta valoraba la entidad en torno a los 1.300 millones, 1061 millones después de pagar indemnizaciones por romper las alianzas de seguros y fondos. Como el Estado es propietario de un 65% del valor de las dos entidades, la venta de BMN le habría reportado 690 millones de euros, muy lejos de los 1.646 millones que inyectaron a la entidad.

Según el Ministro de Economía, Industria y Competitividad y antiguo consejero de BMN, Luis de Guindos, la venta “no se aceptó porque la alternativa, que era la fusión, generaba unos 400 millones de euros más desde el punto de vista de valor”, de acuerdo con las estimaciones realizadas en las condiciones actuales del mercado.

Por su parte, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ha explicado que todavía “no existe acuerdo de ningún tipo relativo al análisis de los términos de una posible fusión”.

Un acuerdo que dará como resultado un “banco muy solvente”

El FROB será el mediador durante la negociación del precio de canje del Banco Mare Nostrum porque, según el ministro Luis de Guindos, “el FROB es absolutamente neutral en el proceso de integración, ya que tiene el mismo interés en ambas entidades”.

Las dos sociedades deberán contratar los servicios de bancos de inversión, como asesores en la valoración de los activos de BMN. Evitar la sobrevaloración de los activos es de vital importancia para Bankia, porque sería muy perjudicial para los accionistas privados.

Una vez alcanzado un acuerdo en la negociación, éste deberá someterse a la votación, tanto en el Consejo de administración,como en la junta de accionistas de ambas entidades. Aunque BMN todavía no ha presentado resultados de 2016, se estima que el precio actual del canje rondaría los 1.500 y 1.600 millones de euros.

Por este precio, Bankia no necesitaría llevar a cabo una ampliación de capital, dado que el impacto se situaría e unos 270 puntos básicos (2,70 puntos porcentuales) de su ratio de capital.

Si el acuerdo se lleva a cabo, Bankia tendrá un volumen de activos valorado en torno a los 228.827 millones de euros, lo que le colocaría como la cuarta entidad financiera en el ranking por tamaño de la Banca española, distanciándolo del Sabadell y acortando distancias respecto al Santander.

En este contexto, el banco dispondría de más de 2.500 oficinas repartidas por todo el territorio nacional, perdiendo muy pocas oficinas en la reestructuración, por la gran complementariedad geográfica de las entidades (BMN tiene mucho peso en Granada, Baleares y Murcia, territorios con muy poco arraigo de Bankia).

La fusión podría ser un contratiempo para Bankia

La agencia de calificación crediticia Moody´s cree que los riesgos de la fusión entre Bankia y BMN son “limitados”, debido a la experiencia en integración de “cajas rescatadas” con la que cuenta Bankia.

El informe de Moody´s indica que la fusión “podría ser un contratiempo en la recuperación de Bankia”, cuyos activos han estado mejorando desde la crisis financiera, aunque “depende en gran medida de los términos de la transacción”.

El capital de BMN es “débil”, debido al alto nivel de activos por impuestos diferidos y a una “alta exposición a la deuda pública española”, aunque proporcionará a Bankia una fuente de financiación “estable”.

La agencia expresó que los perfiles de liquidez de las entidades son “ ampliamente similares” y no espera “un impacto significativo” en la liquidez del grupo tras la integración.

Sindicatos y Accionistas Minoritarios preocupados por la fusión

Oscar Arredondo, de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) decía: “Confiamos en que se adopten las medidas necesarias para que el precio objetivo de la compra se ajuste, y no se pierda valor para el pequeño inversor”.

El sindicato de empleados del sector financiero (SESF) denuncia las presiones a la que se está sometiendo a los trabajadores para que cumplan con los objetivos de todo el año en este mes, de forma que los despidos se lleven a cabo teniendo en cuenta los últimos datos recogidos, y no los recolectados por los méritos por su labor en la entidad.

Los sindicatos hablan del hartazgo de los trabajadores “que han sufrido en ambas entidades fuertes sacrificios materializados en importantes reducciones de personal, acompañados de la pérdida de derechos laborales”.