El sector de la distribución vive dentro de un curioso universo competitivo donde hay miles de mercados y supermercados, pero todos parecen comprar en Mercadona. En estos momentos hay seis grandes compañías que se pelean por llenar la cesta de la compra de los españoles, aunque la valenciana destaca por encima del resto. Esto ha llevado a repensar el modelo de negocio para sus rivales.

El último caso ha sido el de DIA y Eroski, que han suscrito un acuerdo mediante el cual compartirán sinergias estratégicas con los denominados productos de marca blanca. Pese ello, todo parece estar lanzado con balas de fogueo ante el dominio casi tiránico de Mercadona.

Justo unos días después de conocer los resultados anuales de la compañía presidida por Juan Roig, DIA y Eroski anunciaron que, de nuevo, vuelven a unir sus caminos (pero solo un poquito). En esta ocasión es para colaborar con el fin de mejorar la competitividad de su oferta de marca propia, así como en la adquisición de otros materiales y suministros necesarios para su actividad. Ambas firmas han precisado que quedan totalmente excluidos de este acuerdo los productos frescos perecederos, así como aceite, leche y huevos.

Este acuerdo llega tras el suscrito hace un par de años cuando decidieron comprar productos de manera conjunta para, así, acceder a mejores precios y obtener una mejor rentabilidad. Dicha unión no estuvo exenta de polémica, puesto que la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) y a la asociación de marcas líderes Promarca presentaron dos quejas, una ante la Comisión Nacional del Mercado de Competencia y otra ente la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Al final todo se resolvió de forma favorable para DIA y Eroski.

Luchando contra Mercadona

Esta unión entre DIA y Eroski vuelve a hacer aflorar los fantasmas de algo más que un acuerdo estratégico para comprar productos o innovar en el desarrollo de marca blanca. Desde hace varios años, incluyendo la compra de más de un centenar de locales por parte de DIA a la cadena vasca, siempre ha sobrevolado la palabra fusión.

Ambas empresas se han encargado de desmentirlo, pero la tarta de la cuota de mercado es tozuda. En estos momentos Mercadona campea con un cuota de superior al 22%, seguida de lejos por Carrefour (8,5%) y DIA (8,1%), según datos de la consultora Kantar. Una posible unión de DIA con Eroski dejaría una compañía con un mercado aproximado del 14%, algo que, ni mucho menos, parece lastrar la competencia. Todo lo contrario, sería más presión para los valencianos. Pero eso, en estos momentos, parece quedar alejado de la realidad.

El fogueo de DIA y Eroski

Sin poder ofrecer más recursos que este tipo de acuerdos, Mercadona se puede sentir cómoda, sobre todo si entran en el ámbito de la marca blanca, un lugar que domina a la perfección y que, además, lo tiene de cara.

En 2016 ha bajado la cuota de mercado de la marca blanca y en 2017 se mantendrá la misma tendencia. Su crecimiento ha sido muy rápido desde 1998 y se elevó sin parar hasta 2013, pero esto se está terminando, porque su penetración ya es del 100% y es difícil que crezca. La marca blanca para crecer tendrá que apostar por la innovación”. Estas eran las palabras hace unas semanas del presidente de Promarca, Ignacio Larracochea, durante la presentación del estudio ‘Impacto económico de la innovación en el sector del Gran Consumo’, elaborado por KPMG.

Parece que en este segmento está todo dicho, y ha sido la forma valencia quien mejor lo ha contado a los consumidores. Así pues, parece poco probable que DIA y Eroski consigan poco desde esta perspectiva.