Estamos asistiendo en las últimas sesiones a movimientos poco habituales en los mercados de renta variable. De hecho, prácticamente los mercados últimamente nos están acostumbrando a este tipo de movimientos más propios de sistemas de trading de alta frecuencia que un movimiento propio de mercado a la antigua usanza.

Es una realidad, los sistemas de trading automáticos llegaron hace relativamente pocos años y vinieron para quedarse. De hecho, ya prácticamente son usados por todos los bancos de inversión para introducir miles de operaciones por segundo, entrando en el mercado con microoperaciones que producen numerosos beneficios.

La cuestión es que nos planteamos qué manera es la más efectiva de operar sabiendo el papel que juegan estos robots e intentar aprovecharlo, ya que estas caídas tan brutales acompañadas de una vuelta en el día haciendo una “V” es posible predecirlo si se produce como consecuencia de microórdenes de este tipo.

Es importante ser consciente de que los mercados, aunque tienen un componente fundamental que permanece a lo largo del tiempo, también poseen un componente cambiante, ya que los agentes financieros están cambiando y la psicología de masas que podría funcionar tiempos atrás se está revirtiendo, dando lugar a unos nuevos actores que cada vez más se llevan el papel principal en cada sesión.

Adoptando estas nuevas medidas, y cuando nos encontramos con un desplome en el mercado, tenemos que ser muy cautelosos a la hora de entrar en la operación, ya que si llegamos tarde nos podemos encontrar con una gran “V”, una vuelta en el día que nos haga saltar los stops tras pocos minutos de operación.

Como conclusión podemos decir que la integración de estos sistemas en los mercados simplemente nos hace permanecer alerta sobre la adaptación que necesitamos hacer por estos cambios.

Daniel García, analista de XTB