Todos los sectores económicos están encontrando en la tecnología y su desarrollo una manera de mejorar la relación con los clientes. El turismo no podía ser menos. En ese sentido, el proveedor de soluciones Amadeus acaba de invertir -de nuevo- en la startup estadounidense FLYR. El objetivo es que nadie pague de más por su billete de avión.

No se trata de la primera vez que Amadeus invierte en esta empresa. Ya lo hizo el año pasado (abril de 2016), y también estuvo presente en la ronda de financiación Serie A que sacó adelante FLYR en enero de este año. Ahí fueron 8 millones de dólares. Estuvo encabezada por el cofundador de Paypal, Peter Thiel; y estaban entre otros, AXA, JetBlue Technology Ventures y el brazo inversor de Amadeus; Amadeus Ventures.

El interés que ha despertado esta startup se basa en su capacidad de gestionar datos. Definitivamente el big data pasa por ser un negocio muy rentable. Y cuando se habla de turismo, con los millones de movimientos que se producen cada día, si hay alguien capaz de controlar y administrar todo eso, sacará ventaja.

¿Pero qué hace FLYR? A través de su servicio FareKeep, lo que ha desarrollado es una solución tecnológica que congela los precios de un billete de avión cuando un usuario hace la reserva. Es decir, cuando los viajeros buscan tarifas a través de agencias de viajes online, metabuscadores o sitios web de aerolíneas, FareKeep les permite asegurar la tarifa y evitar que esta suba cuando se ejecuta la compra.

El negocio para FLYR es que recibe a cambio una comisión. Mediante mecanismos de aprendizaje automático y algoritmos inspirados en el sector financiero, la startup calcula estas comisiones en función de la probabilidad de que el precio del billete varíe. De esta manera es como hace su negocio, teniendo una certeza de que en los billetes que suelen subir el precio, los viajeros accederán a congelar el pasaje.

Los clientes de Amadeus buscan una ventaja

Logitravel, cliente de Amadeus, ha sido una de las primeras empresas en adoptar la tecnología de FLYR y ya ha implementado la solución FareKeep en su plataforma para España y Portugal.

Para el CEO de Logitravel, Tomeu Bennasar, el objetivo es “aportar valor a los clientes y mejorar su experiencia de usuario. Para lograrlo, les ofrecemos servicios que puedan satisfacer sus necesidades y, con ello, esperamos aumentar su fidelización”. Y es que este es uno de los trucos que se derivan de manejar tantos datos.

FLYR ha comprobado que de cada 100 tarifas que se retienen, un 30% acaban reservándose. Esto permite a los distribuidores de viajes y las aerolíneas incrementar sus ingresos y reducir el coste de atraer a nuevos clientes.

Datos, datos y datos…

Según cuentan desde FLYR esta nueva inversión que ha llevado a cabo Amadeus en la startup les servirá para seguir escalando desarrollo tecnológico y aplicar nuevas estrategias al negocio.

De hecho, en estos momentos FLYR estaría trabajando ya en otras herramientas similares. Por un lado están desarrollando un sistema de gestión de pagos fracciones, de este modo los clientes pueden ofrecer a sus usuarios la posibilidad de pagar el avión o la reserva de un hotel a plazos. Asimismo, también trabajan en otra herramienta que permita, no solo congelar la tarifa aérea, sino que además devuelve la diferencia en caso de que el precio baje desde la reserva hasta que se ejecuta la compra.

No pueden quedarse atrás. Hay una gran cantidad de startups que ya están vendiendo tecnología muy similar a grandes compañías. Es el caso de Hopper, una ‘app’ que consigue predecir mediante diversos algoritmos sobre tendencias de compra y variaciones de coste, cuando tendré el precio más bajo un billete de avión.

Imagen | Flickr – ‘Sandip Bhattacharya