La aerolínea Lufthansa Group cerró su último ejercicio con un beneficio operativo de 1.776 millones de euros, un 4,6% más que el año anterior. No obstante, este resultado está por debajo de la estimación que hacían los analistas a comienzo del año (1.810 millones).

Todos los segmentos del negocio contribuyeron a la mejora de las ganancias del grupo, salvo Eurowings, que cerró 2016 con un Ebit de 91 millones de euros en pérdidas, frente al resultado positivo de 38 millones de 2015.

La facturación se redujo en 2016 un 1,3%, hasta los 31.660 millones, de los cuales 24.662 correspondieron al tráfico de pasajeros. Aunque esta es la actividad que más contribuyó al beneficio del grupo, la cifra de negocio fue un 3,3% menor que el año anterior.

Durante 2016, la compañía alemana recortó un 5,3% sus costes operativos, hasta los 31.749 millones de euros.Los costes de material, que suponen un 53,9% del total, se redujeron un 3%, los costes de personal,un 8,9% y se destinaron un 15,5% menos a la partida decombustible.

“Estamos de nuevo en una posición más fuerte hoy que en la que estábamos hace un año y de nuevo una vez más pudimos convencer a nuestros clientes de la calidad y el atractivo de nuestros productos y servicios”, dijo Caster Spohr, consejero delegado del grupo alemán.

Tras estos resultados, la junta directiva propondrá en la próxima junta general de accionistas del 5 de mayo, el reparto de un dividendo del 0,50 euros por acción, lo que supondrá una partida de 234 millones de euros.

“Vamos a seguir con la modernización del Lufthansa Group”

Spohr aseguró que “en 2017 el necesario es reducir aún más los costes, porque es la única manera de compensar la bajada de los ingresos por unidad y el aumento de los costes por combustible, y mantener al mismo tiempo la estabilidad financiera y la capacidad de inversión”.

La compañía espera incrementar un 4,5% la capacidad aérea del grupo. La incorporación de 100 aviones de largo radio y la llegada a su fin del conflicto entre la compañía y el sindicato de pilotos, permitirán a la compañía la creación de 700 nuevos puestos de trabajo para los pilotos que necesitará en el futuro.

El conflicto con la VC ha llegado a su fin

Lufthansa ha alcanzado un acuerdo con el sindicato de pilotos Vereinigung Cockpit (VC) en el marco de la negociación colectiva, que comenzará a aplicarse este año y se extenderá hasta 2022, y que contempla un aumento salarial escalonado del 11,4%.

Este acuerdo, una vez ratificado por los pilotos en la asamblea, pondrá fin a una larga disputa que comenzó en 2014 y que ha acumulado 14 huelgas. Esta pugna ha tenido un coste de, aproximadamente 500 millones de euros para la empresa, unos 100 millones sólo el año pasado.

El acuerdo también dispone la aportación de un importe fijo al fondo de pensiones, suprimiéndose así el riesgo que supondría que las pensiones estuviesen vinculadas al nivel de los tipos de interés.

Se aumentará de forma gradual la edad de jubilación hasta situarla en una edad promedio de 60 años, y se ha comprometido al desembolso de una paga única estimada en unos 30 millones de euros.