Pensar el mundo como hace 25 años es un error. Hacer los negocios de la misma manera… otra equivocación. De ahí que muchas empresas muden de piel y forma de trabajar para adaptarse al entorno. Un caso reciente es el de Aggity, que cambia de nombre y reconduce su manera de actuar.

El máximo responsable de la compañía, Oscar Pierre, hacía el anuncio la semana pasada. Con varias décadas de trabajo operando bajo la marca T&G (Think&Grow), ahora pasan a ser Aggity. No se trata solo de un cambio nominativo, detrás existe la vocación de convencer a los demás de su propio cambio.

Pierre sabe de primera mano que los negocios han cambiado. Su hijo, otro Oscar Pierre en la familia, ha sacado adelante con un éxito la startup Glovo. Pierre (padre) bromea rebosante de orgullo sobre que su hijo ahora es mucho más mediático que él. No se equivoca, según la revista ‘Forbes’ se trata de uno de los jóvenes emprendedores más influyentes de Europa.

Este Yin&Yan sobre los negocios no supone tanta contradicción. Aggity busca ofrecer una nueva estrategia corporativa que potencie su oferta de soluciones y servicios para que sus clientes puedan afrontar la transformación digital de sus procesos. No todas las empresas deben ser Glovo, pero se pueden parecer. De ahí que la compañía comandada por Pierre (padre) ofrezca una visión transversal del nuevo entorno digital a través de soluciones prácticas, muy avanzadas tecnológicamente en ámbitos como el  marketing digital, Industria 4.0, gestión de  tiempos  de  trabajo, finanzas o gestión de gastos y compras.

Aggity contra los gigantes

Durante un encuentro con la prensa para hablar sobre la nueva marca, se escuchó de forma continua los nombres de WhatsApp, Linkedin y otras compañías de gran empaque social. El motivo es una de las nuevas soluciones de la compañía: Social Business by aggity.

Se trata de un conjunto de herramientas colaborativas de comunicación (privadas, seguras y confidenciales), basadas en las aplicaciones sociales más extendidas actualmente entre los  usuarios finales.

Con varias pruebas reales sobre clientes que ya tienen, Aggity mostró canales de comunicación entre la empresa y los empleados, la empresa y los clientes, las empresas entre ellas… todo en entornos de sobra reconocidos por los usuarios. El principal argumento para trasladar todo esto a los servicios de una empresa es la seguridad y la privacidad que permite tener controlado todo el flujo de información.

Sobre lo que espera Aggity de la nueva oferta tecnológica y su amplia distribución geográfica es un crecimiento estimado de su facturación en torno al 30% durante 2017, consiguiendo un volumen de negocio consolidado superior a los 8 millones de euros, frente a los 5,8 millones que facturó T&G  en 2016. De la facturación prevista para 2017, el 47% provendrá de España, un 24% de México y el resto de las diferentes zonas geográficas  indicadas. De cara a 2020, el plan de negocio apunta a una facturación de más de 14 millones de euros, con similar distribución geográfica.