Un mes más, el euríbor de febrero ha vuelto a caer y se ha situado en el – 0,106%. Este nuevo descenso del principal índice en las hipotecas de nuestro país, hace que los préstamos para la compra de viviendas con tipos de interés variable se abaraten aún más de lo que ya lo estaban.

Además, el euríbor ha alcanzado su mínimo histórico, como lleva haciendo varios meses consecutivos. A su vez, este valor negativo es casi una décima más bajo que el del mismo mes del año pasado y también rebaja en 0,011 puntos porcentuales el índice del mes de enero. Aquellos hipotecados con revisión en marzo están de enhorabuena.

El euríbor abaratará las cuotas con revisión en marzo

La gran pregunta es cómo va afectar este nuevo registro histórico del euríbor en las hipotecas españolas. Todos aquellos que pertenezcan al 80% de personas con hipotecas variables referenciadas al euríbor, verán como su cuota se abarata. No obstante, todo dependerá también del tipo de revisión que se haya acordado en el contrato.

La forma más práctica es reflejarlo en un ejemplo. En el caso de una hipoteca con un capital inicial de 150.000 euros, con un plazo de 25 años y un tipo interés de euríbor más diferencial de uno, con revisión en marzo y aplicando el valor del euríbor actual de febrero de 2017:

  • En caso de que la revisión sea anual el hipotecado pasará de pagar 565 € a pagar 558 €, con un ahorro de 84 € al año.
  • Si la revisión es semestral la cuota pasará de ser de 562 € a 558 €, lo cual supone un ahorro de 24 € al semestre.

Por otra parte, todos aquellos que tengan un préstamo hipotecario con tipo de interés mixto y entren dentro de ese plazo con revisión en este mes de marzo, también podrán ver cómo su hipoteca se abarata considerablemente.

El futuro del principal índice hipotecario en España

A pesar de que la tendencia a la baja del euríbor cumple ya un año, comienzan a aparecer indicios de que dejará de disminuir próximamente. Sin embargo, no se puede dar una predicción exacta sobre el futuro que le depara al euríbor. La mejor prueba de lo imprevisible que puede ser este índice es el hecho de que hace un año y medio nadie esperaba que a estas alturas el Euríbor iba a estar en -0,106%.

En cuanto a los ya citados indicios que apuntan al cambio de tendencia, encontramos, en primer lugar el aumento de los tipos de interés de la FED norteamericana. Este hecho puede presionar al Banco Central Europeo y generar una subida en los de nuestro continente, los cuales están congelados en el 0% desde hace exactamente un año.

Por otra parte, la subida del precio del dinero en Europa, algo que según Bloomberg podríamos llegar a ver en los últimos meses de 2017, tendría su impacto en el euríbor, lo cual, a su vez, desencadenaría en un frenazo a su caída.

Imagen | ‘Pressdigital