La lucha que llevan a cabo los pequeños operadores de telecomunicaciones a través de sus distintas organizaciones representativas no acabará bien para sus intereses. El motivo de discordia es la desregulación del mercado móvil y el acceso mayorista a las redes de las grandes compañías.

Todo empezó el pasado verano cuando la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) lanzó una consulta pública en la que proponía eliminar las obligaciones impuestas a Telefónica, Vodafone y Orange en el mercado de acceso a redes móviles. Es decir, cuando un operador móvil virtual (OMV) quiere montar un negocio, no tiene redes. Por lo tanto alquila a estas tres grandes compañías su infraestructura, y así puede prestar servicios de telefonía e internet.

Hasta ahora eso estaba regulado. Era la CNMC quien disponía los precios de acceso mayorista para estos OMV. Pero se ha acabado. En estos momentos, el regulador acaba de aprobar el proyecto de medida sobre la regulación mayorista del mercado de acceso a redes móviles (Mercado 15). Este  proyecto se remite ahora a la Comisión Europea, al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Una vez aprobada la medida definitiva, se propone un plazo de seis meses para levantar las obligaciones regulatorias existentes.

El último grito de auxilio lo ha lanzado la Asociación Nacional de Operadores Locales de Telecomunicaciones (Aotec) lamentando que la CNMC continúe con el proceso para desregular el mercado de los OMV. Por ello advierte que “estará vigilante” para denunciar abusos por parte de los operadores de red.

En concreto, el presidente de Aotec, Antonio García Vidal, considera que la desregulación “puede ser muy perjudicial para la competencia y, por tanto, para el consumidor final” -en forma de subidas tarifarias-. Asimismo, ha señalado que “la asociación denunciará la dilación excesiva de las grandes compañías propietarias de red a la hora negociar acuerdos, cualquier subida injustificada de precios mayoristas, o la retirada del acceso a la red a los OMV”.

¿Quiénes pueden ser los perjudicados de esta medida?

Junto a Aotec, también se ha mostrado muy beligerante Asotem, que reúne a los operadores especializados en empresas. Todas las compañías organizadas bajo estas siglas, que no son OMV únicamente, sino que dan servicios convergentes, tienen precisamente en ese punto su problema.

Es decir, esto no es un conflicto de virtuales como Suop, República Móvil o Lycamobile. También hay decenas de operadores locales y de empresas que dentro de sus servicios incluyen telefonía móvil y, por lo tanto, necesitan acceso a la red que ofrecen las grandes compañías como Movistar, Vodafone, Orange e incluso el Grupo MásMóvil.

Su argumento, más allá de los precios que habrá en el propio mercado, que no tiene que ver con las alzas en los paquetes convergentes que ha habido estas últimas semanas, se encuentra en su propio negocio. Es decir, lo que deberá vigilar la CNMC es que no haya dificultad para abrir nuevoas empresas y que las renegociaciones no eleven los precios.

¿Por qué no habrá vuelta atrás?

Por desgracia para todos estos operadores, tanto los locales como los de empresas, o solo los virtuales, este camino no tiene vuelta.

En primer lugar porque se trata de un mandato de Bruselas. Como se ve en el siguiente gráfico, España es uno de los pocos países que falta por revisar su Mercado 15. Un segmento que la Comisión Europea ya lo descarta como competente.

El resto de explicaciones las ofrece la CNMC en el documento remitido a las distintas autoridades para su aprobación. Si bien es cierto que asume un control (casi) total por parte de tres compañías que tienen espectro licitado para la gestión de frecuencias, cree que el acceso a dicho espectro no genera un problema puesto que hay diversas vías para acceder a él.

Actualmente, y a falta de dos años para que se conozca cómo quedará el reparto de espectro en el segundo dividendo digital, la situación es la siguiente en las diferentes bandas de frecuencia. Tanto las altas de más de 1 Ghz, como las bajas (las que tienen mejor conectividad móvil y 4G de mayor calidad):

Volumen de espectro. Fuente | CNMC

Pero el regulador pone una nueva pieza sobre el escenario. Estima que con la llegada del Grupo MásMóvil entra una nueva alternativa en escena y que, por lo tanto, el acceso mayorista para los operadores sin red tiene más ofertas para el alquiler de redes. Bien a través del alquiler directo, o la reventa que puede hacer MásMóvil de la red de Orange (incluso las suyas propias de Yoigo).

Los ejemplos europeos no ayudan

También como reclamación, el OMV República Móvil, en un informe de alegaciones remitido a la CNMC, considera que el proceso de consolidación del mercado español es un hecho que por sí mismo afecta de forma ineludible a la competencia en el mercado, disminuyéndola de facto.

Cita las concentraciones en Austria, Alemania e Irlanda como ejemplo de mercados mayoristas sin regulación, que sin embargo han requerido obligaciones de acceso por otras vías. Para este operador, el descenso en las portabilidades registrado en el mercado español es un claro indicativo de que la concentración en el mercado se traduce en un descenso de la presión competitiva.

Pero la CNMC responde argumentando que el mercado español, a pesar del intenso proceso de consolidación vivido, no estaría entre los mercados móviles más concentrados. Se situaría próximo al mercado danés y únicamente los mercados francés y británico presentarían un nivel de concentración inferior. Para su argumentación muestra un gráfico bastante elocuente.

Fuente | Autoridades de competencias europeas

Orange tampoco es un problema

En sus críticas a la desregulación del mercado, los operadores afectados exponen que, en estos momentos, Orange es el operador más activo en el alquiler de redes. Asumen que Vodafone y Movistar no están interesados en el negocio y que eso les lleva a tener solo una alternativa. Lo cual, estiman, hará que suba el precio cuando haya que renovar el acuerdo de acceso mayorista.

Pero la CNMC es muy tajante y asegura que esas valoraciones son muy “subjetivas”. Añaden que nadie ha podido presentar evidencias de que Orange vaya a subir el precio del acceso mayorista, y además, señalan que precisamente los cambios en las cuotas de mercado convierten este mercado en algo dinámico.

Por otro lado, el propio operador naranja aseguró hace unos días que los acuerdos que actualmente tiene con los OMV se mantendrán igual y que, en ningún caso, habrá un alza en los precios.

Imagen | ‘Flickr – Sean MacEntee