Según un informe elaborado por la organización de trabajadores autónomos ATA, durante el año pasado los autónomos generaron 193 empleos por día, lo que se traduce en un total de 70.490.

Así, se demuestra que, otro año más, este sector laboral se posiciona como uno de los principales motores económicos del país. Por este motivo, resulta necesario que los autónomos sigan recibiendo financiación y teniendo oportunidades de crear.

No obstante, no se trata de un camino de rosas, ya que trabajar por cuenta propia puede resultar muy complicado debido a la cantidad de impedimentos que nos podemos encontrar. Por ejemplo, la dificultad a la hora conseguir financiación para nuestro negocio, el no poder disfrutar de los mismos derechos laborales que los trabajadores por cuenta ajena, la inestabilidad laboral en cuanto a los ingresos o al volumen de trabajo, etc.

Por si esto fuera poco, en el caso de que queramos emprender un nuevo proyecto laboral, estos impedimentos, en concreto obtener financiación, serán aún mayores. Esto se debe a que no dispondremos de un historial o trayectoria profesional que nos avale y con la que podamos demostrar nuestra solvencia.

Entonces, ¿qué tengo que hacer para conseguir financiación  para mi nuevo negocio?

Si ya hemos decidido lanzarnos al mercado laboral con una idea propia, pero necesitamos financiación para llevarla a cabo, lo primero que debemos hacer es intentar estructurarla de la mejor manera posible y asegurarnos de dejar todos los cabos atados. Es decir, debemos elaborar un plan de negocios.

Esto será la base y el epicentro de nuestro proyecto, ya que si lo realizamos correctamente, sabremos si nuestro proyecto es viable y, en el caso de que lo sea, descubriremos cuáles serán nuestras posibilidades de que nos concedan el capital. A su vez, debemos intentar realizarlo de la manera más atractiva posible, puesto que será nuestra carta de presentación cuando acudamos en busca de financiación.

Por otro lado, es fundamental que, antes de solicitar el dinero, tengamos en cuenta para qué lo queremos, cuánto vamos a necesitar, cómo lo queremos devolver y qué condiciones nos ofrecen para contratarlo.

Pero, ¿qué productos nos permiten conseguir financiación para emprender?

Una vez tengamos el plan de negocios correctamente estructurado y tengamos claros los aspectos mencionados previamente, llega el momento de conocer las diferentes opciones que tenemos de conseguir el capital, en el mercado actual.

Aunque resulte complicado, por los motivos que hemos aclarado anteriormente, son varias las vías a las que podemos recurrir y para verlas de una manera mucho más detallada, los expertos del comparador financiero de HelpMyCash han elaboradouna guía gratuita sobre “Financiación para nuevos autónomos”.

Son varios los tipos de préstamos que podemos solicitar para hacer frente a esta situación. Por ejemplo, si necesitamos pequeños importes, podemos recurrir a créditos rápidos ofrecidos por empresas de capital privado que nos permitirán disponer del dinero en cuestión de minutos.

Por otro lado, las tarjetas o las líneas de créditonos ofrecen sumas de dinero mayores con la ventaja de que podemos ir disponiendo de la cantidad que necesitemos en cada momento y pagar intereses únicamente por el saldo dispuesto, independientemente de cual sea el importe máximo de la línea de crédito.

Asimismo, también podemos recurrir a los préstamos personales y a otras alternativas de financiación como el crowdfunding con las que conseguiremos importes más elevados. En cambio, si lo que necesitamos son montos de gran envergadura, es decir, superiores a los 100.000 euros, podemos recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria, aunque debemos ser conscientes de que correremos el riesgo de perder el inmueble si no cumplimos con las condiciones del contrato.

Con la guía gratuita obtendremos toda la información sobre las características de estos productos y, además, podremos saber qué aspectos debemos tener en cuenta antes de solicitar financiación, cuáles son los primeros pasos para hacerlo correctamente y qué consejos nos ayudarán a tomar las mejores decisiones.