La cadena valenciana Mercadona se ha lanzado a la satisfacción de la demanda de los jefes -así llama Juan Roig a los clientes- más exigentes: los veganos. Un público cada vez más prometedor a nivel de consumo y al que nadie en su competencia satisface de manera plena.

Según la consultora Nielsen, la mitad de los españoles pide más productos naturales en los supermercados, un 32% exige alimentos sin colorantes artificiales, otro 32% que sean bajos en grasa y otro tanto, que no tengan azúcar. Además, un 28% reclama sabores más naturales y un 46% dice estar dispuesto a pagar más dinero por productos sin alguno de estos ingredientes no deseados.

El número de negocios vegetarianos o veganos en España se ha duplicado en los últimos años y el mercado crece a un ritmo del 6% anual. En este contexto, se prevé, según la consultora Nielsen, que en 2020 su facturación ascienda a los 5.000 millones de dólares.

Cada vez son más las personas que tratan de cambiar su dieta en una dirección más consciente y saludable, un buen ejemplo de esta tendencia es el caso del arándano, que ha pasado de consumirse en el 3% de los hogares, a un 10% en un solo año. Hasta hace poco el consumidor de este mercado tan especifico de alimentos se tenía que conformar con una oferta muy pobre por lo caro que salía su producción. Pero ahora, la creciente demanda de este tipo de alimentos, permitirá que sea rentable su fabricación en masa y por tanto, su comercialización.

Mercadona y su apuesta ‘verde’

Mercadona explica que esta nueva propuesta se gestó en sus 13 centros de coinnovación, una especie de laboratorio dónde la cadena estudia las tendencias y demandas de su clientela, a través de 6.100 encuestas realizadas a sus consumidores y usuarios habituales.

No es la primera vez que la cadena apunta en esta dirección, ya le declaró la guerra al gluten y comenzó a fomentar productos fitness y saludables como las claras de huevo y productos hiperprotéicos.

Según un estudio del Instituto Cerdá, el éxito de Mercadona con los nuevos lanzamientos es de un 82%, es decir, que 82 de cada 100 nuevos productos permanecen en el lineal de su oferta, en comparación con el 24% de promedio en el sector.

El objetivo de la cadena ahora es ir un paso más allá, tiene la intención de llenar sus supermercados de alimentos proteicos, platos vegetales y suplementos como ensalada de lentejas y bulgur Hacendado, mortadela veggie Noel, pan crujiente con harina de avena Wasa Vitalité, (…) que intentan sustituir carnes procesadas y alimentos llenos de colesterol, azúcar y grasas.

Es tanto el interés que suscita entre sus clientes, que algunos están intentando crear una comunidad en las redes sociales. Tanto en facebook como tuiter se han creado páginas donde los usuarios comparten sus curiosidades sobre este tipo de alimentación. Así ha surgido Vegadona, que comparte información de interés al respecto.

Mercadona con todo de cara

Este contexto favorable para la inversión en nuevas líneas de negocio se deriva de su buena salud financiera. En concreto, los resultados que ha presentado Mercadona esta semana son muy positivos.

La compañía ganó el año pasado 636 millones de euros, el 4 % más que en 2015, con un incremento de las ventas brutas del 3,9 %, hasta 21.623 millones, ha informado su presidente, Juan Roig, quien ha destacado que la cadena de supermercados generó 4.000 empleos y suma ya 79.000 trabajadores.

La cadena, que copa el 23 % del mercado del gran consumo (alimentación y droguería) en España. mantiene su intención de abrir sus primeras tiendas en el exterior en Portugal en 2019, al tiempo que reforzará su apuesta por los frescos, segmento del mercado que en la actualidad centra la batalla en el sector.