Uno no ha estado presente en la feria. El otro se reserva su presentación más importante del año para dentro de unas semanas. Esta extraña locura refleja lo vago que ha estado el ‘Mobile World Congress’ a la hora de dar grandes noticias. Lo suficiente para que MásMóvil y Samsung, por diferentes motivos, salgan como vencedores de la feria.

El fabricante coreano llegaba a Barcelona para presentar, como objeto más relevante y con chica para la prensa, una suerte de tablet híbrido. Seguramente el equipo se venda bien y meta presión a la competencia, pero todo el mundo tenía ganas de Galaxy S8 tras los problemas del año pasado con el Galaxy Note 7.

Finalmente no hubo móvil tope de gama. Se presentará dentro de unas semanas. En este contexto, y con las presentaciones de Huawei y LG, éstos sí con sus mejores terminales de este año, quedaba en entredicho la presencia de Samsung en el MWC. Pero nada más lejos de la realidad, cuando los focos ya se apagan en la Fira de Montjuic, el fabricante coreano ha salido bien parado ante la escasa expectación que han levantado sus rivales.

Móviles buenos, caros y que simplemente mejoran pequeñas cosas de lo mismo que ya había en el mercado. Nada novedoso. Ningún dispositivo disruptivo. Incluso, ha sido Nokia con la nostalgia de su carraca la que se ha llevado los focos. Por lo tanto, todo hace indicar que Samsung ha conseguido no recibir ningún golpe y generar expectativa para la llegada del Galaxy S8. Arte del birlibirloque en su máxima esencia.

MásMóvil no sube tarifas

El otro gran triunfador, y con el mismo contexto sobre los hombros, ha sido MásMóvil. Sin estar presente en Barcelona, más allá de un encuentro informal con la prensa en modo distendido, ha conseguido convertirse en el único operador de telefonía que no suba los precios.

Movistar, de forma reiterada en los últimos meses; Orange a principios de año; y Vodafone esta semana, han aumentado el coste de sus tarifas. Sí, lo hacen añadiendo más megas para navegar, llamadas ilimitadas en algunos casos, pero siempre sin que lo haya demandado el cliente.

De esta manera, ha conseguido que muchos usuarios empiecen a ver a MásMóvil, al menos por el momento, como una compañía que puede ofrecer los mismos servicios que cualquier otro operador, pero a un precio más bajo. Y seguirá siendo así. Por el momento necesita crecer en volumen de clientes, y eso le llevará a ser muy agresivo y nunca copiar la estrategia de subir precios.

Con estos dos ejemplos, queda claro que el MWC sigue perdiendo cada año más impacto. Que dos compañías que no han hecho nada salgan victorias, precisamente por la incapacidad de sus rivales de generar calidad informativa, no deja de ser desalentador.

Imagen | ‘@GSMA