Las expectativas de crecimiento de la empresa española son bastante más alentadoras que las que percibíamos al comienzo del pasado año y las que se perciben en otros países.

El crecimiento de 2017 va a ser más moderado debido al encarecimiento del petróleo, la caída de la inversión empresarial por el aumento del Impuesto de Sociedades, el menor gasto de los hogares y el entorno de incertidumbre internacional.

La relativa estabilidad institucional en el interior del país parecen favorecer un clima de crecimiento, pero las empresas españolas están también sujetas a las vicisitudes del mundo globalizado y a sucesos como el Brexit, el resultado electoral de EEUU y las próximas citas electorales de nuestros vecinos europeos…

Según el informe ‘Perspectivas España 2017’, realizado por la consultora KPMG en colaboración con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), las perspectivas de los empresarios españoles son positivas, aunque moderadas en lo que al crecimiento del mercado español se refiere, y señala que “a pesar de la visión positiva sobre la economía española, hay asignaturas que no deben pasarse por alto”.

La economía española cerró el 2016 con un crecimiento del PIB del 3,2%, y con una considerable creación de empleo (cuantificados en 540.655 nuevos trabajadores), a pesar de la incertidumbre política que ha vivido España dentro y fuera de sus fronteras y que afecto a un 80% de las empresas encuestadas, sobretodo con un impacto importante en los proyectos de inversión y en la paralización de las nuevas incorporaciones.

Las perspectivas para el año 2017 desde el punto de vista macroeconómico son las de un escenario de bajos tipos de interés, gracias a las medidas expansivas en el terreno monetario de la BCE, que favorecerá las condiciones financieras y el acceso a la financiación. Persisten todavía elementos que reducen el potencial de crecimiento de nuestra economía: la elevada tasa de paro, todavía situada en el 18,6%, la deuda privada y pública, situada en el 100,3% del PIB.

Las cifras animan al optimismo

Uno de cada 3 directivos españoles prevé aumentar las ventas en más de un 5%,  un 59% cree que va a aumentar la inversión y el 45% espera un crecimiento del empleo sobre el 0,5%.

Los directivos españoles también creen que es imprescindible que el Gobierno avance en la reforma de las pensiones, en la reducción de las cotizaciones sociales, mejorar la fiscalidad y la educación. Y solicitan, en el ámbito regional, la creación de empleo, el fomento de la innovación y la simplificación administrativa.

El consumidor, por su parte, también tiene buenas expectativas según el ICC (Indicador de Confianza del Consumidor), que alcanzó en diciembre los 100,7 puntos.

El FMI valoró de impresionante la recuperación y destacó la vigorosa generación de empleo durante el último ejercicio, Bruselas por su parte estima que, en 2018, la tasa de paro se situara en 16,5%.

Aunque el 56% de los empresarios encuestados opinan que la economía no pasa de ser “regular”, el 44% de los empresarios y directivos cree que la economía mejorará en 2017, un 48% opina que se mantendrá igual y un 8% cree que empeorará.

En cuanto a las CCAA, las más optimistas son Madrid y Baleares, donde el 75%opina que la situación es buena o excelente, y las menos optimistas se sitúan en Extremadura Y Asturias, pero la previsión económica apunta a que solo Castilla- La Mancha y País Vasco mejorarán relevantemente.

El 55% de los encuestados cree que la incertidumbre provocada por los más de 10 meses de gobierno en funciones han tenido un impacto negativo en la economía, sobre todo por haber paralizado algunas decisiones de inversión  y un 9% dice haber sacado algún provecho de este periodo de indefinición institucional y el 3% restante no se ha visto afectado en absoluto por la situación política.

Un 39% de los encuestados dice que la imagen del país se ha visto deteriorada, el 32% lamenta que la ausencia de un Gobierno con plenos poderes haya retrasado las normativas que afectan a sus mercados y el 38%opina que ha paralizado la contratación pública.

Las empresas prevén aumentar de forma mayoritaria su facturación, plantilla e inversiones, orientadas sobre todo al desarrollo tecnológico y a la formación de los empleados. 3 de cada 4 prevé un aumento en la facturación de 2017, el 59% prevé aumentar sus inversiones, siendo el 59% de estas inversiones orientadas al desarrollo tecnológico y otro 42% hacia RRHH.

En cuento al empleo, el 45% de las empresas tiene previsto contratar nuevos profesionales y un 35% seguirá con lo que tiene, mientras que dos de cada 10 tienen planeado una reducción de la plantilla.