Nadar a contracorriente. Esa parece ser la filosofía del cuarto operador. En un contexto donde las grandes compañías de telefonía están subiendo el precio de sus tarifas, bajo el pretexto de mejorar los servicios, MásMóvil tiene claro que no hará ni una cosa ni la otra.

La semana pasada Movistar y Orange dijeron abiertamente que la filosofía del “más por más” seguirá vigente los próximos meses. Es decir, ofrecen a los usuarios mejores servicios en sus tarifas, tanto convergentes (fijo + móvil + internet + TV) como móviles a cambio de pagar más. El problema es que estas subidas, en muchas ocasiones, no son reclamadas por los usuarios.

En cuanto al tercero en discordia, Vodafone, ha sido en el marco del ‘Mobile World Congress’ de Barcelona donde no ha podido negar que esta situación no vaya a suceder en breve también con sus clientes. Es decir, que se aumenten los datos para navegar por internet o se incluyan llamadas ilimitadas, etc., pero con un incremento de precio.

La pregunta lógica, teniendo en cuenta que MásMóvil ya juega en la liga de los grandes, es qué sucederá con los amarillos. Según han declarado fuentes de la compañía a SABEMOS no habrá subida de precios, así como tampoco mejora de los servicios.

Esto no excluye que, de modo promocional, se puedan mejorar los datos de navegación, por ejemplo, pero siempre por un tiempo limitado y, lo más importante para los clientes, nunca acompañada de una subida de precio.

MásMóvil tiene claras las ideas

Hace apenas un mes, el CEO de MásMóvil, Meinrad Spenger, anunciaba las nuevas tarifas convergentes de Yoigo. El año pasado fue el turno del propio operador amarillo, y Pepephone ha cambiado sus servicios en el segmento móvil también hace muy poco. Bajo esta situación, parece que la única preocupación de la compañía es solo ganar clientes y cuota de mercado.

Además, MásMóvil tiene algo de cara en medio de esta subida generalizada de precios. Cuando se retocan los servicios por parte de los operadores, éstos deben dar el plazo de un mes para que sus clientes puedan irse si quieren a otras compañías sin tener ningún tipo de penalización. Es decir, que la famosa permanencia queda anulada.

Por ello, a río revuelto y subida de tarifas, ganancia de pescadores y, sobre todo, de MásMóvil. Algo que por otra parte necesita de manera imperiosa. Los datos de portabilidad de los últimos meses en el segmento móvil han sido muy favorables para el grupo en general. Pese a que Pepephone no termina de carburar, Yoigo y MásMóvil están en pleno crecimiento.

Aunque todo eso deben empezar a sumarlo a la banda ancha fija, donde las facturas realmente son altas, los clientes más fieles y el margen de beneficio mayor.