El negocio de la televisión, por ahora, está dando más disgustos que alegrías a los operadores. En primer lugar porque se han dado cuenta de que los contenidos son muy caros, el fútbol se lleva la palma, y la rentabilidad no acompaña. Por otra parte, les supone una guerra comercial con la competencia, y eso siempre hacer perder energía y dinero. Bajo estas premisas, Vodafone quiere anticiparse a la televisión de mejor calidad y ya está dispuesta a ofrecer un buen puñado de contenidos en 4K.

El anuncio lo ha llevado a cabo este miércoles. A las puertas del ‘Mobile World Congress’ de Barcelona, el operador rojo está convencido de que siendo los primeros en ofrecer televisión en 4K, que sería una avance de la ultra alta definición, con una imagen más inmersiva y detallada, su oferta comercial podrá ser más competitiva.

En concreto, la nueva Vodafone TV incluye hasta 120 canales de TV, servicio de videoclub y todos los contenidos de HBO España y Netflix (siempre que sean contratados aparte). En total, más de 20.000 contenidos accesibles de manera rápida a través del nuevo motor de recomendaciones personalizadas. Además, añaden un partido de fútbol a la jornada en 4K, y cinco canales empezarán a emitir totalmente en esta calidad. Sin ningún coste adicional en los paquetes de Vodafone One. Y todo ello se desarrolla sobre la plataforma de última generación de TiVo.

Será a partir del 1 de marzo cuando empiece a andar de forma oficial, recibiendo los nuevos clientes el decodificar de forma gratuita, y por 30 euros los ya abonados. Aunque hay un reverso poco optimista detrás del anuncio que tiene que ver con dos factores: los pocos clientes que hay con 4K y el poco ritmo en su venta; y el propio negocio de la televisión que no termina de avanzar.

Vodafone 4K para pocos clientes

Durante la presentación ante los medios de este nuevo servicio de 4K, el director de Vodafone TV, Ignacio García-Legaz, ha señalado que en estos momentos estiman que no hay más de un 15% de abonados que dispongan de televisores que soporten la tecnología 4K.

García-Legaz durante la presentación

Atendiendo a los últimos datos publicados por el operador, en estos momentos tienen un total de 1,2 millones de clientes de televisión. Por lo tanto, la cifra de personas que disfrutarán este tipo de contenidos de altísima calidad apenas será de 180.000 clientes.

Esto refleja que la acción, sobre todo, tiene más matices comerciales para diferenciarse de la competencia que un uso real de su clientela. Y no solo eso. Además, hay otros actores del mercado que ponen en duda que, en estos momentos, se pueda ofrecer un contenido 4K con plena solvencia. En una reciente entrevista, el CTO de Bein Connet, la OTT que ofrece contenido deportivo, advertía sobre las complejidades que tiene ofertar este tipo de tecnología.

El otro asunto espinoso, pese a que García-Legaz ha manifestado que no es así, es que la renovación del parque de televisores no se está haciendo por completo sobre dispositivos 4K. Bien porque todavía no hay contenido y a la gente no le interesa, o porque son más caros, ningún fabricante quiere ofrecer datos de ventas. Y eso nunca es buena señal.

Y la televisión no termina de crecer

El otro asunto que debería preocupar a Vodafone, al igual que los demás operadores, es que los servicios de televisión de pago no acaban de arrancar (al menos para tener alta rentabilidad). El operador rojo metió en el último trimestre 78.000 nuevos clientes de televisión. El total acumulado es de 1,28 millones de usuarios en este servicio de contenidos. Pero al observar los resultados del mismo trimestre de 2015, resulta que el aumento fue de 99.000 nuevos clientes de televisión, lo que dejaba un millón de abonados.

¿Hay un retroceso en el crecimiento? Parece que sí. Y no es un caso aislado. Sin ir más lejos, Movistar también está teniendo problemas para crecer en este segmento. Su estrategia ha sido asociar la televisión a los servicios convergentes de telefonía con su respectivo incremento de precio, dado que en los primeros trimestres de 2016 llegó, incluso, a perder abonados. Orange está en la misma situación. Apenas consigue 70.000 altas al trimestre, y sin progresión que no haga pensar que esa cifra irá en caída.

Con estas cifras, se entiende los las compañías busquen nuevas estrategias, como en este caso la implementación de contenido 4K. La cuestión estará en saber cuándo y cómo empezarán a rentabilizarlo.