Telefónica ha hecho públicas sus cifras de negocio del ejercicio 2016 en las que reportó un benefico neto de 2.369 millones de euros en 2016, una cifra que la compañía no ha comparado con la de 2015 por el cambio de perímetro del grupo el año pasado tras la inclusión de O2 en los resultados consolidados.

Según aclara la compañía en un comunicado remitido a la CNMV, “desde el segundo trimestre de 2016 las operaciones de Telefónica Reino Unido dejan de reportarse como operación en discontinuación, y sus activos y pasivos como “mantenidos para la venta”, pasando a reportarse línea a línea por el método de integración global, conforme a las NIIF. A efectos comparativos, el resultado consolidado del Grupo Telefónica del 2015 y los tres primeros meses del 2016,hasta el 31 de marzo, se reportan bajo el mismo criterio”.

Atendiendo a esta salvedad, el operador azul ha facilitado un resultado reportado de 616 millones de euros para 2015, aunque el año pasado comunicó un beneficio neto para ese ejercicio de 2.745 millones, con lo que el anunciado supondría una caída del 13,7%.

El resultado subyacente (sin el impacto de varios factores como el efecto del saneamiento, las plusvalías/pérdidas por la venta de compañías o gastos de reestructuración) en 2016 ascendió a 4.038 millones de euros, un 4,8% más.

En cuanto a la deuda, se sitúa en 48.595 millones de euros a diciembre de 2016 y se reduce en 998 millones de euros, en el cuarto trimestre gracias la generación de caja libre por importe de 2.055 millones de euros y las desinversiones financieras netas por 287 millones de euros, principalmente asociadas a la venta de Telefé.

Junto a estos resultados, Telefónica lo que sí ha conseguido, finalmente, ha sido cerrar uno de los frentes que tenía abiertos. Se trata de Telxius. Un pequeño respiro para la enorme deuda que sigue atesorando la compañía.

Telxius, un problema menos para Telefónica

Esta semana, por fin, ha conseguido parte de lo que buscaba cuando creó la filial de infraestructuras Telxius. Según comunicó de forma oficial el operador azul, ha alcanzado un acuerdo con el fondo KKR para la venta de hasta el 40% de Telxius Telecom por un importe total de 1.275 millones de euros, esto es 12,75 euros por acción. De momento el acuerdo está sujeto a las aprobaciones regulatorias pertinentes.

Lo que ha puesto en el mercado Telefónica es un portfolio de casi 16.000 torres de telecomunicaciones en cinco países que gestionan una red internacional con aproximadamente 65.000 kilómetros de fibra óptica submarina, de los que unos 31.000 kilómetros son propiedad de la compañía.

Tras la transacción, Telefónica seguirá siendo el principal cliente de Telxius, en concreto en sus actividades de infraestructuras de torres y cable. Además, el Grupo mantendrá un porcentaje mayoritario y, por lo tanto, el control operativo de la compañía, que seguirá consolidando en su cuenta de resultados.