Los resultados de Correos están muy lejos de ser buenos o mínimamente aceptables para una empresa propiedad del Estado y, por ende, de todos los españoles. El Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada ha publicado el informe Yellow sobre “Políticas y entorno social: Evaluando Correos 2016”, que nos presenta unos resultados muy poco alentadores.

El plan 100-300-1500 presentado por Correos en el año 2012 para impulsar la competencia y modernización de la compañía está siendo todo un fracaso.

Esta medida proponía 130 acciones concretas que debían impulsar la eficiencia, flexibilidad y sostenibilidad del servicio en un mercado completamente liberalizado. El plan basaba su acción sobre 5 pilares: diversificación efectiva, eficacia comercial, optimización operativa, modelo organizativo y gestión.

Después de los 1.500 días que se habían puesto como límite para aplicar estas 130 acciones, no parece que se haya llevado a cabo ninguna, excepto alguna mención en la memoria de 2015, dónde se incluye la implantación de serviciosde 400 Homepaq y 24 Citypaq (dispositivos instalados en lugares de paso para enviar y recoger paquetes las 24 horas del día), y a los que se destinaron 295 millones de euros, pero sin ninguna referencia a los resultados de dicha inversión, ni siquiera se facilita información acerca de cuántos envíos tiene hoy esta red.

Correos con una gestión mejorable

Como resultado de esto, Correos es el operador europeo menos diversificado de toda Europa. Tiene la estructura de costes más rígida de los servicios postales europeos, donde más del 90% de estos costes proceden del personal.

La productividad, medida en envíos por empleado, ha caído un 15%; mientras que la productividad de su homólogo portugués está un 45% por encima y la de la empresa francesa un 165%.

La cifra de negocio cae un 15%, todas sus sociedades pierden dinero, los envíos han caído un 28% y el empleo un 15%. Todo esto ha provocado que Correo presente los peores datos de rentabilidad de Europa: Mientras que la rentabilidad del Correos portugués es del 15,1%, la nuestra se queda en un 3,3%.

Las pérdidas acumuladas ascienden a casi 900 millones de euros hasta 2015, pérdidas que cubre el Servicio Postal Universal, es decir, que cubre el Estado.

La CNMC y la Unión Europea recriminan a la empresa el uso indebido e las subvenciones estatales, la contabilidad irreal y el continuo daño de la empresa a la competencia.

“Es necesario que la institución reflexione sobre si misma porque, al final, la financiamos entre todos con nuestros impuestos” señala el vicepresidente del Instituto Coordenadas -Jesús Sánchez Lambás- en el informe de su investigación.

Imagen | ‘@Correos