Y por fin colocaron Telxius. Tal y como se había contado durante los últimos días, en la semana de resultados (23 de febrero) sería cuando Telefónica anunciaría de manera oficial que su filial de infraestructuras tenía comprador. El operador asegura que está en el rango de venta que ellos querían y, lo más importante, se trata de una dosis de alivio para su deuda.

En concreto, la compañía de telecos ha alcanzado un acuerdo con el fondo KKR para la venta de hasta el 40% de Telxius Telecom por un importe total de 1.275 millones de euros, esto es 12,75 euros por acción. De momento el acuerdo está sujeto a las aprobaciones regulatorias pertinentes.

Lo que ha puesto en el mercado Telefónica es un portfolio de casi 16.000 torres de telecomunicaciones en cinco países que gestionan una red internacional con aproximadamente 65.000 kilómetros de fibra óptica submarina, de los que unos 31.000 kilómetros son propiedad de la compañía.

Tras la transacción, Telefónica seguirá siendo el principal cliente de Telxius, en concreto en sus actividades de infraestructuras de torres y cable. Además, el Grupo mantendrá un porcentaje mayoritario y, por lo tanto, el control operativo de la compañía, que seguirá consolidando en su cuenta de resultados. La venta tiene un claro objetico para el operador, y que así ha detallado en un comunicado oficial: se enmarca dentro de la estrategía de optimización de activos y adecuada asignación de capital, al tiempo que permite complementar además el objetivo de reducción de deuda por la vía orgánica.

Las infraestructuras de Telefónica como negocio

No se trata de una aventura corporativa de Telefónica. Ni siquiera los problemas de deuda del operador con la principal causa para la venta de Telxius. Simplemente supone una tendencia en el mercado de las telecos a nivel mundial: dividir el negocio se servicios de las redes.

En este sentido, el presidente de Telxius, Guillermo Ansaldo, ha manifestado que  su visión para la nueva compañía de infraestrcuturas “pasa por capitalizar el incremento exponencial del tráfico de datos previsto para los próximos años ofreciendo una red de primer nivel en Europa y América“.

Por su parte, Jesús Olmos, máximo ejecutivo de las operaciones de KKR en España y miembro y corresponsable global de Infraestructuras de KKR, considera que “la combinación de la experiencia industrial de Telefónica con el apoyo financiero y operativo de KKR permitirá a Telxius expandirse y crecer. Confiamos en que la creciente demanda de datos móviles, impulsada por el aumento de los contenidos 4K y de realidad virtual, junto a la necesidad de infraestructuras de Internet fiables, supondrán un fuerte crecimiento del negocio”.

La operación supone una valoración de Telxius de 3.678 millones de euros (incluyendo deuda), lo que implica un múltiplo implícito de 11,4 veces su Ebitda 2017. En este punto, el operador azul se encuentra muy satisfecho y, de este modo, ha querido remarcarlo en el anuncio oficial. “El acuerdo confirma la valoración establecida por Telefónica para Telxius en el folleto de la tentativa de salida a bolsa de hace unos meses. En ese momento, el rango de precios para el mismo porcentaje se situó entre 12 y 15 euros por acción. La transacción sitúa el valor de Telxius (Equity Value) en 3.188 millones de euros (12,75 euros por acción)”.

El acuerdo incluye la compra inicial por parte de KKR de 62 millones de acciones (24,8% del capital social) de Telxius por un precio total de 790 millones de euros, así como sendas opciones de compra y venta sobre 38 millones de acciones adicionales (15,2% del capital social) por un precio de al menos 485 millones de euros. En concreto, KKR tendrá el derecho de ejecutar la opción de compra (call option), mientras que Telefónica podrá ejecutar una opción de venta (put option) si vence el plazo para ejecutar la opción de compra.