Desde hace ya un tiempo las compañías de televisión y los operadores de telefonía se han convertido en rivales directos en el negocio audiovisual. Unos de forma gratuita y los otros con plataformas de pago, buscan su parte de la tarta. Pero eso no ha sido un obstáculo para que Orange y Mediaset lleguen a un acuerdo, en este caso por servicios tecnológicos.

Y es que, aunque parezca extraño, el gran negocio de los operadores sigue estando en la tecnología y las redes. Por este motivo, Mediaset España ha elegido a Orange para el suministro y la gestión de servicios web fijos en la nube durante los próximos tres años. En concreto, proveerá al grupo audiovisual de una solución que incluye comunicaciones de datos y servicios de Data Center, para que el cliente pueda gestionar tanto su nube privada como la pública.

Asimismo, y con el objetivo de garantizar la máxima disponibilidad de los servicios de comunicaciones para el cliente, Orange le dotará también de accesos redundados de IP VPN y acceso a Internet.

El principal motivo para llevar a cabo este importante acuerdo, del que no ha trascendido el desembolso económico que hará Mediaset, es porque los servicios digitales son críticos para las compañías audiovisuales, que requieren de capacidades de escalabilidad para asumir los picos de carga de sus emisiones con mayor audiencia.

De esta forma, la solución diseñada por Orange para Mediaset España se distribuye en dos centros de datos, que trabajan de forma paralela con el objetivo de garantizar la disponibilidad de todos los datos, así como el correcto funcionamiento de sus servicios incluso en situaciones de crisis. Además, estos centros de datos garantizan las mayores medidas de seguridad, tanto físicas como lógicas.

La  nueva red datos diseñada para Mediaset España se despliega sobre la nueva red IP de Orange de uso exclusivo para grandes empresas. Esta red garantiza los estándares de calidad más elevados del mercado, cubriendo las necesidades actuales y futuras de los servicios digitales de esta compañía.

Orange, la televisión y ¿la competencia?

El acuerdo entre Orange y Mediaset pone de manifiesto que, por el momento, hay un entendimiento corporativo importante entre compañías que poco a poco cada vez son más competencia.

De hecho, la semana pasada, el otro gran player televisivo, Atresmedia, disparaba varios daros envenenados a los operadores de telefonía, y ponía en duda que todo el boom de las series e, incluso, el propio fútbol, fuese rentable en plataformas de pago.

Lo que parece claro es que todas las compañías del sector audiovisual deberán tener una pacífica coexistencia, sobre todo porque a nivel tecnológico y de redes los operadores de telefonía, como en este caso Orange, siguen siendo fundamentales para el desarrollo de sus negocios.