¿Se puede ser protagonista de una Junta de Accionistas sin estar presente? Se puede. ¿Es posible que se hable de una venta de la que nadie quiere hablar? Es posible. En Banco Popular suceden cosas que casi nadie puede explicar. Todo ello ante un panorama de consolidación bancaria que cada día parece más evidente.

Bajo estas circunstancias se ha celebrado este lunes una Junta Extraordinaria de Accionistas de Banco Popular. En la misma se ha aprobado por mayoría la elección de Emilio Saracho como consejero ejecutivo. Éste sustituirá al anterior presidente, Ángel Ron, que no ha asistido a la Junta tras cesar de su cargo en una reunión del consejo de administración.

El vicepresidente Roberto Higuera ha sido el encargado de conducir la reunión y ha destacado los valores y prestigio internacional de Saracho, mientras que ha agradecido a Ron su dedicación e “incansable” esfuerzo al frente del banco.

No obstante, durante la Junta, en la que ha estado representado el 51,75 % del capital social de la entidad, los accionistas han mostrado su descontento con la gestión que ha llevado a cabo Ron y su cúpula al frente del banco. Por ese motivo, han exigido responsabilidades al consejo saliente, ante la situación en la que deja el banco, y han pedido que se anulen las indemnizaciones que recibirá la antigua cúpula directiva.

Ron, culpable de lo que sucede en Banco Popular

Los accionistas de Banco Popular han exigido al equipo directivo saliente, encabezado por Ángel Ron, que responda con su patrimonio por su “nefasta gestión”.

En el turno de preguntas de los accionistas, en el que han intervenido casi una treintena, muchos se han quejado por la práctica desaparición de sus ahorros tras las numerosas ampliaciones de capital hechas en los últimos años, así como por la entrada “a destiempo” del banco en el negocio inmobiliario, la compra del Banco Pastor y la “desastrosa” gestión de Ron.

Estos señores “no pueden irse de rositas después de haber dejado el banco hecho una mierda”, ha dicho un asistente, y por eso ha propuesto a todos los accionistas que se unan para interponer una demanda de responsabilidad contra Ron y su cúpula.

¿Qué hay sobre la venta?

Sin querer referirse a ello de forma explícita, el vicepresidente de Banco Popular ha garantizado este lunes que la entidad “no va a la liquidación” y ha insistido en que es un “gran banco”, rentable, que conserva los valores del pasado.

En respuesta a las preguntas de los accionistas, Higuera ha apuntado que el capital de Popular se encuentra por encima de los requisitos regulatorios y ha destacado que en los últimos meses se ha procedido a un reforzamiento de las provisiones.

“Tenemos los informes de los auditores y contamos con la supervisión de Los reguladores. ¿Cómo vamos a ir a la liquidación?”, se ha preguntado el vicepresidente de la entidad, quien ha afirmado que Popular ha “tocado suelo” y ahora le toca recuperarse.

Higuera ha defendido las bondades del banco, que cuenta con un negocio de pymes con una cuota de mercado cercana al 18%, aunque ha reconocido que ha pasado por problemas “serios y heredados” que se han gestionado “mejor o peor”, pero “con energía e intensidad”.

El directivo también ha desvelado que el banco se podría haber vendido antes, dada a su “enorme” base de clientes y su “importante franquicia”, pero, sin embargo, el anterior equipo gestor decidió que Popular continuara en solitario porque entendía que era lo mejor para los accionistas. “A lo mejor defender la independencia en algún momento era discutible. (El expresidente) Ángel Ron la defendió pensado que era lo mejor para los accionistas”, ha señalado.