La tecnología, sobre todo lo relacionada con el móvil, está configurando la sociedad de los próximos 10 años. Las tendencias de uso, los mitos nostálgicos, los patrones de consumo… Hay detalles en los que no reparamos pero cada día tienen mayor importancia.

Esta pasada semana se ha presentado el informe ‘Predicciones para los Sectores de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones’ desarrollado por Deloitte, algunas de las principales conclusiones son bastantes curiosas, bien por el uso, por el dinero que mueven o porque ya no hay marcha atrás.

Por ejemplo, más de 300 millones de smartphones dispondrán de capacidad de aprendizaje inteligente este año. Esta funcionalidad habilitará mejoras en las aplicaciones, incluyendo la navegación en interiores, la clasificación de imágenes, la realidad aumentada, el reconocimiento de voz y la traducción de idiomas, incluso cuando haya poca o ninguna conexión móvil o wifi.

Además, la seguridad será un tema de vital importancia. Así, Deloitte predice que para 2022 las muertes anuales por automóviles en Estados Unidos podrían disminuir en 6.000, un 16% sobre el número previsto para 2017. Aunque hay otras tecnologías de seguridad de vehículos motorizados que probablemente contribuirán a esta reducción, el factor más importante será el frenado automático de emergencia (AEB).

Por otra parte, Deloitte predice que en 2017 los ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS, Distributed Denial-of-Service), una forma de ciberataque, serán más grandes en escala, más frecuentes y más difíciles de mitigar. Principalmente tres aspectos están influyendo en el auge de los ataques DDoS: la proliferación de dispositivos IoT sin los suficientes niveles de seguridad, el incremento de la velocidad de conexión de subida y el hecho de que los ataques a gran escala que explotan las vulnerabilidades de estos dispositivos se han vuelto más simples de ejecutar.

Como dato muy curioso de este informe, Deloitte señala que la base activa de dispositivos equipados con lector de huellas digitales alcanzará los mil millones por primera vez a principios de 2017, siendo utilizado, cada uno de ellos, una media de 30 veces al día. Es decir, se usarán anualmente más de 10 billones de veces a nivel global.

Nostalgia presente y futura

Deloitte predice que el vinilo continuará su resurgir y su industria podría acercarse a los 1.000 millones de dólares en ingresos a nivel mundial por primera vez este milenio. Hoy en día, para muchos compradores, el disco se ha convertido en un coleccionable, un recuerdo, un formato orgullosamente físico en un mundo cada vez más digital. No obstante, el vinilo no es, y no parece probable que vaya a ser, un motor de crecimiento de la industria musical, sino un mercado de nicho.

Quienes no parecen tener un buen futuro son las tablets. En 2017, se prevé que las ventas de estos dispositivos serán inferiores a los 160 millones de unidades, un 10% menos de las ventas de 2016, lo que podría suponer que hemos superado la demanda máxima de estos dispositivos.

Aunque las cifras difieren según el país, tres son los dispositivos preferidos por el consumidor, con bastante distancia respecto de las tabletas: la televisión, el smartphone y los ordenadores. Curiosamente, no existe un caso de uso dominante donde las tabletas sean las preferidas por los usuarios.