Durante los próximos años asistiremos a la llegada de la tecnología 5G. Esto supondrá una evolución en las comunicaciones móviles. Se podrá navegar más rápido, con mayor seguridad y de forma masiva. No obstante, según Telefónica, esto no supondrá el fin del 4G, el modo en que actualmente navegan por internet un gran número de usuarios.

En el marco de la presentación del informe ‘Predicciones para los Sectores de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones’ desarrollado por Deloitte esta semana, también hubo tiempo para una serie de mesas redondas donde intervenían los principales actores. Hablando sobre el 5G y su evolución, compartieron charla el director de Estrategia de Ericsson, Iván Rejón; el director de Estrategia Corporativa de Telefónica, Gonzalo Carrión; y el Google Cloud Telco Partner Manager, Javier Pérez.

El directivo de Ericsson fue muy claro a la hora de hablar sobre lo que supondrá el 5G: “algo radicalmente nuevo”. No obstante, matizó que lo más importante que aportará esta tecnología, al menos a la hora de navegar por internet, es que su latencia será mucho menor. Es decir, el tiempo de respuesta entre dos objetos conectados. Lógicamente, también servirá para tener una mayor velocidad de descarga de datos y que, a su vez, un mayor número de personas se puedan conectar a la vez.

Aunque Rejón insistió en la idea diferencial del 5G. En este caso gestionará de manera más eficiente las llamadas conexiones críticas. Éstas hacen referencia a los temas de salud, automoción, seguridad… es decir, aquellas en las que no puede haber el mínimo problema de conexión entre dos dispositivos.

Pese a todo, en la mesa redonda dejaron muy claro que la llegada del 5G no supone la eliminación del 4G, una tecnología que ha costado mucho acoplar y que apenas lleva unos años de vigencia. Así, el directivo de Telefónica matizó que ambas formas de comunicación móvil convivirán juntas más de una década. Incluso, afirmó que el 4G será la capa básica por la que circulen las comunicaciones, y el 5G irá ganando peso cuando avancen los años.

En ese sentido, Gonzalo Carrión aclaró que la obligación de las telecos es ir modulando el uso y la necesidad del 5G y todas las tecnologías nuevas que lleguen. Piensa que la implantación de este 5G, del que faltan aspectos legales que solucionar, como la propia licitación del espectro, se irá introduciendo en función de la necesidad.

Telefónica también pide regulación

El sector de las telecomunicaciones está regulado, o hiperregulado, según quien dé la respuesta. En este caso, el directivo de Telefónica instó, como lleva haciendo el sector desde hace meses, que se aclare cómo se llevará a cabo el segundo dividendo digital, y cómo se hará el reparto de espectro en la banda de 700 Mhz, donde el 5G tendrá mejor acomodo.

Asimismo, durante la presentación del informe invitaron a reducir la incertidumbre que genera no saber algunas cuestiones de logística. El 5G necesitará más estaciones bases y repetidores, y eso es algo que deberán consensuar con los gobiernos locales y sus áreas de urbanismo, para saber dónde se sitúan, qué espacios públicos se pueden utilizar, etc. Aunque eso es una duda por el momento.