La resolución emitida este miércoles por el Tribunal Supremo sobre cláusulas suelo adopta el único camino que era posible, según la organización de consumidores Adicae, pese a la intención de entidades como BBVA de eludir la justicia europea bajo el argumento de “cosa juzgada”.

La sentencia del TJUE, asumida este miércoles por el Supremo, reconoce claramente la devolución de todo el dinero para todos los usuarios, sea cual sea su caso, incluido quien tenga sentencia firme con devolución desde mayo de 2013.

En esta situación podrían encontrarse aproximadamente 1 millón de familias, contando a todos los usuarios de BBVA, Cajamar y la actual Abanca -afectados por la errónea y ahora corregida sentencia del Supremo del 9 de mayo de 2013- y quienes desde entonces han obtenido sentencias con ese criterio frente a otras entidades.

Tras lo dispuesto por el Supremo, según Adicae no hay duda de que “los bancos perderán todos los casos en los tribunales, a donde pretenden emplazar a millones de ciudadanos”. La banca debe aceptar la devolución extrajudicial habilitada por el Real Decreto-ley; es lo más conveniente para el sistema judicial, para la propia banca, para los consumidores y para la confianza de los usuarios en el sector financiero, aseguran desde la organización.

Sin embargo, recuerda Adicae, otras entidades como Sabadell y Popular se niegan a devolver la cláusula suelo, junto a otros como CaixaBank, BBVA o Abanca, que se alinean en este sector repitiendo que analizarán caso por caso.

Todos aplauden al Supremo

Otras organizaciones de consumidores también han aplaudido la decisión del Supremo. Es el caso de la OCU, que ha celebrado que el alto tribunal haya aplicado por primera vez la retroactividad total de las cláusulas suelo, evitando así que existan diferencias entre los bancos a la hora de devolver lo cobrado de más por esta condición incluida en algunos contratos hipotecarios.

“OCU celebra esta decisión del Tribunal Supremo que evita cualquier tipo de diferenciación entre bancos a la hora de compensar económicamente a los consumidores afectados por cláusulas suelo”, señala la asociación.

OCU recuerda que el Supremo, en su sentencia de 9 de mayo de 2013, estableció que, a pesar de la cláusula suelo era nula, las entidades no tenían que devolver lo que sus clientes habían pagado de más. Por ello BBVA Cajamar y Abanca, entidades afectadas por la sentencia, eliminaron esta cláusula a sus clientes.

Ahora el Supremo adapta a su jurisprudencia la sentencia del 21 de diciembre de 2016 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que obligaba a las entidades a devolver lo cobrado de más por esta condición.