Rezaba una campaña publicitaria de una reconocida marca de neumáticos que “la potencia si control, no vale de nada”. Años después, se puede decir que los datos sin análisis y control, tampoco valen de nada. Además, también hay que procesarlos y tratarlos. Una vez hecho eso, las grandes compañías pueden conseguir monetizar de forma activa todos los datos. De este modo, por ejemplo Vodafone, asegura que en el futuro será una parte importante dentro de su cuenta de resultados.

Los datos, en bruto, valen poco o nada. Ni siquiera los datos de los clientes, lo que hacen con los servicios, los datos de los proveedores… nada. De ahí que el big data, que sería la acción de analizar y procesar los datos, sí se ha convertido en un activo fundamental para las empresas.

En este contexto, DataCentric, compañía española especializada en la gestión y análisis inteligente de la información, ha celebrado este martes la primera edición de ‘The Data Day’. El evento ha contado con la participación de empresas como Vodafone, Endesa, ING, Rastreator o club de fútbol Real Madrid.

El responsable de marketing de Vodafone España, Francisco García Tola, ha manifestado que desde su actividad como operador móvil consiguen una cantidad infinita de datos a través de los terminales de los usuarios. Pero eso es solo el punto de partida, dado que lo importante, ha señalado, es que luego esos datos se deben tratar.

Otra de las posibilidades que ofrece el big data en estos momentos es que permite hacer análisis caso en tiempo real de cualquier situación. García Tola ha señalado que, precisamente, lo que debe aportar la analítica de datos es poder “mirar el momento”, elaborar una perspectiva de presente.

En cuanto a la capacidad de negocio, el directivo de Vodafone ha afirmado que la monetización de los datos en cualquiera de sus vertientes será una parte importante en la cuenta de resultados en el caso de su compañía.

De las telecos de Vodafone a la energía de Endesa

Cualquier empresa de cualquier sector debe rendir pleitesía al big data. Para mejorar los servicios, para hacer más dinero o para ganar clientes. Todo vale. La única pregunta que deben plantearse las compañías es la siguiente: ¿Entienden las empresas un escenario en el que hay que interpretar e incorporar modelos disruptivos en los que el dato es el epicentro?

En la mesa redonda de ‘The Data Day’, al margen de Vodafone las diversas organizaciones representadas también tienen trato directo con el big data. Como explica Óscar López Ugarte, head of data de Rastreator, en su caso nacieron en plena transformación digital, en 2009, y tras asentar la marca y algunos productos insignes, “la hoja de ruta 2016-2020 la marca el Data. Tenemos un departamento específico que desde este año genera beneficios al margen de los servicios trasversales que aporta”.

Digital “en origen” es también ING Direct, que en palabras de Ana Criado, directora de modelización y Data Lab, desde 2013 se asumió el cambio que traería el big data. Hoy la entidad tiene en España un grupo de siete personas dedicado a este área, en su mayoría Data Scientists. “No hemos tenido la necesidad de desaprender, pero  debe haber un gobierno del dato, coordinación y organización, para que su uso sirva de algo”.

En el Real Madrid fueron conscientes de que había que conocer mejor a los 500 millones de fans que el club tiene en todo el mundo. Según Rubén Gallardo, head of Web Development and Digital Business Intelligence del club, “necesitamos entender esas conversaciones, la relación con los clientes y desarrollar un negocio digital mucho más sostenible”. El responsable del Real Madrid ha añadido que el nuevo estadio mejorará la experiencia de usuario que les visite y ha admitido que, dentro de la curva de madurez del Big Data, se encuentran en una primera fase, un arranque que en Endesa empezó en el año 98.

Tomás Cruz, responsable de Inteligencia de Clientes y Proyectos en Endesa, ha explicado que hay que tener humildad y reconocer incompetencias, “salir ahí fuera” y preguntar a los que ya están viviendo un cambio. En el caso de la energética, los contadores inteligentes han sido uno de los grandes pasos y, lógicamente, donde más esfuerzos han tenido que poner en la analítica de datos.

La conclusión de la mesa redonda, en líneas generales, ha sido acorde. Los datos aportan un valor intangible que, desde diversos ámbitos de la compañía, deben acoplarse para monetizar los recursos invertidos en el big data.

Imagen | ‘@DataCentricPDM