Iberia se ha aliado con Vueling para operar a partir de julio próximo el puente aéreo Madrid-Barcelona, ruta que la compañía aérea estuvo a punto de cerrar por sus pérdidas, aunque ha retomado una senda rentable que se reforzará por el acuerdo con la aerolínea de bajo coste.

El presidente ejecutivo de Iberia Luis Gallego, ha explicado este viernes en Madrid que esta ruta creada en la década de 1970, y en los últimos años la más deficitaria de la compañía por la irrupción exitosa de la línea del AVE a Barcelona y por la crisis económica, ha vuelto a ser rentable gracias a la reestructuración de la aerolínea.

La bajada de costes de Iberia ha permitido mejorar su oferta y así estabilizar las cuotas de mercado entre avión y tren en un 38 % y un 62 %, respectivamente, proporción a la que la aerolínea espera dar una vuelta con la operativa conjunta con Vueling.

Además de la oportunidad de elegir entre los 26 vuelos que ofrecen en conjunto ambas compañías (16 de Iberia y 10 de Vueling), una de las novedades del nuevo modelo es que los viajeros tendrán la posibilidad de reservar asiento en sus vuelos.

En el nuevo puente aéreo convivirán billetes abiertos y billetes con reserva para que el cliente asegure su asiento en el vuelo de su elección, ha explicado hoy el director comercial de Iberia, Marco Sansavini.

Estos nuevos billetes con reserva conservarán “toda la flexibilidad de los billetes abiertos, de tal forma que podrán cambiarse cuantas veces se desee y sin ningún coste”, ha matizado

La tarjeta de embarque podrá emitirse online desde el momento de la compra en los billetes con reserva y desde 24 horas antes del vuelo en los billetes abiertos.

Ambas aerolíneas van a coordinar su programa para cubrir todas las franjas horarias y ofrecer a los viajeros vuelos cada 15 o 30 minutos en horas punta y cada hora el resto del día, entre las 06.30 y 21.45 horas, para que el puente aéreo sea aún más “llegar y volar”, ha agregado el directivo.