Nunca se regula a gusto de todos. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sabe que, haga lo que haga, siempre habrá quien no esté conforme. En este caso se trata de los pequeños operadores de telecomunicaciones especializados en empresas, que no están convencidos de que la nueva regulación mayorista favorezca la competencia contra Movistar, el gran actor de este segmento de negocio.

Hace ya tiempo la CNMC entendió que debía regular el acceso mayorista de fibra puesto que, iba a ser el estándar tecnológico para la banda ancha. De esta manera obligaría a Movistar, como operador dominante, a abrir sus redes para que el resto de compañías pudieran acceder mediante un alquiler de las mismas y prestar servicios.

A grandes rasgos, el nuevo marco regulatorio dice que esto debe ser así en todo el territorio nacional menos en 66 ciudades donde hay una competencia efectiva y, por lo tanto, está completamente liberalizado. Para los grandes operadores alternativos, Orange y Vodafone, es una gran noticia, puesto que pueden llegar a más lugares sin la necesidad de arriesgar en la inversión para desplegar fibra. Pero hay otras empresas que no han quedado tan satisfechas.

Se trata, en este caso, de los operadores especializados en prestar servicios a las empresas. Bajo el paraguas de la Asociación Española de Operadores de Telecomunicaciones Empresariales (Asotem) echan en cara al regulador que tras un año de aplicación en la nueva regulación, se constatan las dificultades ya anunciadas en el pasado por la Asociación en varios temas:

Los excesivos costes de conexión con los nodos provinciales

La forzosa contratación para cada línea de un inadecuado servicio de ‘mantenimiento’

Las dificultades operativas en la provisión del servicio y resolución de averías

Todos esto, señalan, merma de forma considerable la viabilidad comercial de ofertas alternativas al operador dominante (Movistar).

Difícil competir con Movistar

La Asociación, que promueve acciones conjuntas para la participación en asuntos regulatorios y de competencia, la reducción de costes operativos y la realización de proyectos de innovación, considera necesario que el regulador analice la situación competitiva resultante de la regulación del servicio mayorista NEBA.

Para ello, insta que se actúe para que las ineficiencias del modelo puedan ser superadas y con ello se fomente la oferta alternativa a Movistar de servicios de acceso internet por fibra al segmento empresarial. El motivo es que aparte del acceso en sí, se necesita un conjunto de servicios de valor añadido y soporte al cliente empresa que solo los operadores especializados pueden ofrecer.

 El móvil también preocupa

No solo incomoda a esta Asotem la regulación fija. Desde la Asociación se alerta también que la recientemente anunciada eliminación por parte de la CNMC de las obligaciones impuestas a los operadores móviles con red de abrir sus redes a los operadores virtuales (OMVs).

Esto, aseguran, podría provocar una reducción del número de operadores móviles virtuales que operan en España, y dificultar aún más la aparición de nuevas propuestas en el mercado. Algo que, por otra parte, también les afecta en sus propios negocios, ya que ofrecen paquetes convergentes y, por lo tanto, necesitan llegar a acuerdos con los operadores con red para ofrecer estos servicios.

Imagen | ‘Prodegest